Susan Sarandon

(Susan Abigail Tomalin; Nueva York, 1946) Actriz estadounidense. Tras estudiar teatro en la Universidad Católica de Washington, contrajo matrimonio en 1967 con el también actor Chris Sarandon (del que se divorciaría en 1979), y en 1970 debutó en el cine con un papel secundario en Joe, ciudadano americano, de John G. Avildsen.


Susan Sarandon

Después de su actuación en The Rocky Horror Picture Show (1975), entró ya en el círculo selecto de los llamados actores de culto. Su creciente prestigio se afirmó con una nominación al Oscar por Atlantic City (1980), en la que interpretó a una pescadera que se ve envuelta en los negocios turbios de un Burt Lancaster crepuscular; la película fue dirigida por el realizador francés Louis Malle, con quien la actriz estaba por entonces unido sentimentalmente, y bajo cuyas órdenes había trabajado ya en La pequeña (1978). Poco después recibió un premio en Venecia por Tempestad (1982) e intervino en diversas películas, como El ansia (1983) y la comedia Los búfalos de Durham (1988).

Su trayectoria ascendente quedó confirmada con su intachable actuación en Thelma y Louise (1991). Dirigida por Ridley Scott, la acción de esta memorable película, uno de los grandes títulos de los 90, se sitúa en un pueblo de Arkansas. Louise (Susan Sarandon) es una mujer fuerte y decidida que mantiene su independencia trabajando en un restaurante de comida rápida, mientras que su amiga Thelma (Geena Davis) es una sumisa ama de casa. Un día deciden romper con la rutina y emprender un viaje por carretera para ir de pesca. Pero las cosas se tuercen cuando Louise mata a un hombre que intentaba violar a Thelma. A partir de ese momento su inocente salida se convertirá en una frenética huida hacia México, con la policía pisándoles los talones.

Esta hábil road movie de Ridley Scott aplicó por primera vez a protagonistas femeninos todas las convenciones del género de carretera: tras el crimen cometido en defensa propia, se pasa a la huida permanente, las pausas en los moteles, las gasolineras que jalonan kilómetros de desierto, hasta llegar a un final suicida que la película presenta como liberador. Más allá de las lecturas feministas del proyecto, es interesante constatar que el éxito de taquilla lo convirtió en un auténtico fenómeno sociológico.


Geena Davis y Susan Sarandon
en Thelma y Louise (1991)

El desarrollo de Thelma y Louise tiene algo de relato mítico, de iniciación femenina presidida por la fatalidad. Al principio, las claves son perfectamente cotidianas: el personaje de Geena Davis representa a la típica ama de casa acorralada por un matrimonio infeliz y por años de docilidad conyugal, que se convierte repentinamente en dueña de su destino. La película adopta entonces un registro cuya seducción estriba en su cierta falta de realismo, en el que las convenciones del género catapultan a las dos mujeres reales a un mundo de ficción y de aventura en el que sólo prevalece (como en los westerns) la amistad entre ambas mujeres. Oscar al mejor guión original, obra de Callie Khouri, Scott tuvo uno de sus grandes aciertos en la elección de las dos actrices protagonistas, Susan Sarandon y Geena Davis, ambas candidatas al Oscar a la mejor actriz por su trabajo.

El filme dio a Susan Sarandon una inacostumbrada popularidad, y facilitó su consolidación como una de las figuras de primera línea más versátiles y serias del cine estadounidense. Volvió a ser nominada para el Oscar por su papel en El aceite de la vida (1992), de George Miller, en el que encarnó a una madre que lucha desesperadamente para salvar a su hijo de una enfermedad. En 1995 obtuvo el Oscar a la mejor actriz por Pena de muerte, película dirigida por el actor Tim Robbins (por aquel entonces su compañero sentimental) que protagonizó junto a Sean Penn. En este alegato contra la pena de muerte cuajó una mesurada y solvente actuación en el papel de una monja que se implica en los sufrimientos de un condenado a la pena máxima.

De carácter y convicciones intensas, el activismo político y social de Susan Sarandon se puso de manifiesto en filmes como el anterior y en otros como Ciudadano Bob Roberts (1992) y Abajo el telón (1999), también dirigidos por Tim Robbins. Se opuso con firmeza a las guerras emprendidas por George H. Bush en Kuwait y y por su hijo George W. Bush en Irak, defendió la igualdad de derechos de los homosexuales y llegó a acusar al FBI de apoyar al terrorismo internacional. Como embajadora especial de la UNICEF, se ha significado también por su lucha contra la explotación laboral de los niños. Otras películas destacadas de su filmografía son Cambio de esposas (1980), Las brujas de Eastwick (1987), El cliente (1994), Mujercitas (1994), Al caer el sol (1997), Illuminata (1998), Quédate a mi lado (1998) y A cualquier otro lugar (1999).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información