Eugen Schmalenbach

(Halver, 1873 - Colonia, 1955) Economista alemán, autor de la teoría del balance dinámico o efecto Schmalenbach, que versa sobre el cálculo real del resultado de la empresa. Centró sus trabajos teóricos en la gestión empresarial y el análisis de los costes fijos.

Schmalenbach comenzó sus estudios de economía en 1898, en la Escuela Superior de Comercio de Leipzig, donde logró un expediente académico excepcional. El éxito de sus estudios hizo que, nada más conseguir la licencia para dar clases en las universidades alemanas, se le ofreciese una cátedra en la Escuela Superior de Comercio de Colonia. En dicha institución trabajó desde 1903 hasta que le llegó la jubilación.

En los años anteriores al estallido de la Primera Guerra Mundial, la Escuela de Comercio se integró en las instituciones universitarias, lo que supuso un impulso decisivo para la enseñanza económica, la investigación y la edición de diferentes publicaciones periódicas que desarrollaba Schmalenbach. Desde sus primeros años como catedrático adquirió una notable reputación, por lo que se reclamó su participación en diversas comisiones económicas oficiales.

Schmalenbach no fue sólo un economista teórico, sino que se implicó activamente en lo problemas políticos de su país. En la década de los veinte colaboró intensamente con el Partido Democrático de Colonia. Creía que ésta era una de las pocas maneras de sacar adelante la recién creada República de Weimar, que se encontraba en un profunda crisis económica a causa de la guerra y de la inflación que ésta había provocado. Schmalenbach desempeñó funciones de asesoramiento en las comisiones económicas relacionadas con el nivel de los precios y la contabilidad estatal.

El país había pasado de una explosión económica impresionante, en los años anteriores a la guerra, a una profunda depresión tras la misma, por lo que el papel de las comisiones consistía en tratar de hacer que la transición fuera lo menos difícil posible para la población alemana. En esa época de convulsión la propuesta más importante de Schmalenbach fue la subida rápida de los precios, con el fin de evitar que la crisis adquiriese proporciones insalvables en el futuro.

A pesar de que el mundo político le reclamaba, su participación en este campo le dejó la huella de la desesperanza. A partir de 1927 decidió alejarse de manera definitiva del ruedo político, por sentirse frustrado ante la incompetencia de los que debían representar los intereses del pueblo, y ante la dictadura que imponía la burocracia. Desde entonces decidió centrarse en su carrera docente.

Consecuencia de este alejamiento de las esferas políticas fue la creación, en el año 1933, de la Sociedad Schmalenbach, que tenía como cometido debatir los asuntos más importantes de la economía mundial, sin participar en los círculos de poder político. Uno de los temas que más preocupaba a esta institución y al propio Schmalenbach era la creciente imposición de la tecnología, que comenzaba a sustituir a los trabajadores en la industria. Sobre este tema destacó una conferencia dada por Schmalenbach en Viena, que posteriormente fue publicada en su libro Freie Wirtschaft zum Gedaechtnis (En memoria de la libre economía).

En el periodo de entreguerras la influencia alemana en los estudios económicos fue notable a nivel mundial. Parte de esta influencia se debió, en gran medida, a las teorías que Schmalenbach formulaba desde Colonia. Eugen Schmalenbach dedicó gran atención en su actividad científica al estudio de las diferencias entre el comportamiento real de la empresa y la información contable y financiera. Tambien realizó sólidos estudios sobre el problema de los precios de transferencia en las grandes empresas (precios con los que se miden los consumos internos), que al no ser medidos adecuadamente podían crear situaciones de ineficiencia.

Fue destacable el contacto permanente que mantuvo con instituciones de Suecia, donde logró ser el consejero del director del SSE, Carl Hallendorff. Además fue el maestro de los tres primeros profesores suecos en el campo de los negocios económicos (Ernst Walb, Oskar Sillen y Walter Mahlberg). Schmalenbach publicó, asimismo, numerosos libros y artículos en todo el mundo. Sus doctrinas resultaban mucho menos teóricas que las de otras escuelas de la misma época. Además, Schmalenbach dejaba de lado los aspectos más sistemáticos de sus postulados para hacerlos más aplicables a la realidad existente.

Con la llegada al poder del Partido Nacionalsocialista en 1933, Schmalenbach no se libró de la pesadilla que sufrieron muchos de sus colegas, ya que tuvo que abandonar buena parte de las actividades que llevaba a cabo. Sólo su reputación a nivel mundial le libró de padecer mayores penurias, puesto que estaba en el punto de mira de las hordas hitlerianas por haberse casado con una judía. La ascensión de Hitler coincidió con la publicación de su libro más importante, dedicado exclusivamente a la financiación. En los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial centró parte de sus estudios en temas como los créditos y el sistema de financiación de las empresas bancarias.

Los últimos años de su vida fueron igual de productivos en lo referente a doctrina económica, siendo especialmente importante la presentación de su diagrama de cuentas. Muestra de esta productividad fue la creación de la estructura neutral de base de datos (Grundrechnung), que puso los cimientos para los actuales sistemas contables. El legado editorial de Schmalenbach fue impresionante, no sólo por el hecho de la gran cantidad de títulos publicados, sino porque en sus trabajos trató tanto los problemas económicos de los países occidentales, como las formas económicas orientales. No se comprometió con ningún tipo de sistema económico y criticó tanto el comunismo soviético como la manipulación de las necesidades impuestas por el capitalismo.

Entre sus más de doscientas obras destacan Grundlagen dynamische Bilanzlehre (Fundamentos de una teoría dinámica del balance, 1919) y Goldmarkbilanz (El balance en marcos-oro, 1922). La mayor parte de sus publicaciones fueron utilizadas como material de enseñanza en la época. Tras su muerte, su doctrina marcó las pautas de estudio entre los economistas alemanes. Su obra Contabilidad Dinámica (1919) fue el libro de contabilidad más importante de Alemania en la primera mitad del siglo XX.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información