Helmut Schmidt

(Hamburgo, 1918 - 2015) Político alemán, canciller de la República Federal de Alemania desde 1974 hasta 1982. Hijo de un profesor de magisterio, Helmut Schmidt realizó sus primeros estudios en el Liceo Lichtwark de Hamburgo. A los dieciséis años de edad ingresó en las Juventudes Hitlerianas, que abandonó dos años más tarde. Combatió durante la Segunda Guerra Mundial dentro de la Wehrmatch, el ejército alemán, en una división armada en el frente oriental y en la ofensiva de las Ardenas, alcanzando en las postrimerías de la guerra el grado de teniente de artillería y siendo condecorado con la Cruz de Hierro.


Helmut Schmidt

En 1945, tras finalizar la guerra, estudió ciencias económicas y políticas en la Universidad de su ciudad natal, Hamburgo, en la que se graduó con éxito. En 1946, al tiempo que realizaba sus estudios, se unió al Partido Socialdemócrata alemán (SPD) dentro de la sección juvenil y fue presidente de la Liga de Estudiantes Socialistas (1947-1947). Ocupó su primer cargo político en el gobierno municipal de Hamburgo, entre 1949 y 1953, dentro del área de economía y transporte.

Ese mismo año fue asesor económico del Ayuntamiento de dicha ciudad, y resultó elegido diputado por el SDP al Bundestag, el Parlamento Federal alemán, cargo que mantuvo ininterrumpidamente hasta 1961, cuando renunció a su escaño en el Parlamento para ejercer como ministro de Interior en el Senado de la ciudad-Estado de Hamburgo.

Durante su servicio en Hamburgo, su carrera se relanzó en gran parte gracias al éxito con el que afrontó los problemas derivados por las tremendas inundaciones que sufrió la ciudad en 1962. En 1963 se le vinculó al llamado "Gabinete en la sombra", grupo de oposición socialdemócrata al Gobierno parlamentario de la Democracia Cristiana. Volvió al Bundestag tras su elección en 1965 y, desde 1967 (tras la muerte de Fritz Erler) hasta 1969 pasó a desempeñar la presidencia del grupo parlamentario de su partido. Desde 1968 ocupó también la vicepresidencia del Partido Socialdemócrata.

Tras la victoria del Partido Socialdemócrata en 1969 y con el nombramiento de Willy Brandt como canciller, Schmidt pasó a desempeñar el cargo de ministro de Defensa. En este puesto tuvo que afrontar un delicado asunto como era la renovación de los cuadros militares, procediendo, mediante un controvertido decreto, al retiro de una treintena de generales e introduciendo los derechos del soldado. También aceptó la instalación en suelo alemán de proyectiles nucleares estadounidenses. El dinamismo y la enorme enegía de la que hizo gala en el puesto, junto con sus ambiciones políticas, le fueron proporcionando grandes apoyos y simpatías gracias a las cuales pudo optar, posteriormente, a la sucesión de Brandt al frente del partido y del gobierno. En 1972 pasó a ocupar el puesto de ministro de Economía y Hacienda.

En mayo de 1974, el canciller Willy Brandt dimitió tras comprobarse que uno de sus colaboradores más cercanos, Günter Guillaume, había sido espía de Alemania Oriental. Schmidt fue elegido canciller de la República Federal Alemana el 16 de mayo de 1974, dentro de una coalición formada por los socialdemócratas y los liberales del Partido Liberal Democrático (FDP) liderado por Walter Scheel.

En política exterior, Helmut Schmidt continuó practicando la Oostopolitik (normalización de relaciones con Alemania Oriental) que había iniciado su predecesor Willy Brandt, e intentó un mayor acercamiento a la Unión Soviética y al bloque de los países comunistas de Europa del Este, sin renunciar a la reafirmación del papel ejercido por la República Federal Alemana dentro del bloque occidental y su puesto primordial como miembro de la Comunidad Económica Europea, de la cual ejerció el papel de líder junto con el presidente francés Valéry Giscard d'Estaing.

En política interior se enfrentó al problema del creciente número de atentados, asesinatos y secuestros realizados por las organizaciones terroristas, sobre todo por parte del grupo Baader-Meinhof, a las protestas contra la expansión de las centrales nucleares provenientes de los movimientos ecologistas y antinucleares y a las manifestaciones producto del descontento estudiantil. En política económica tuvo que hacer frente a las consecuencias de la crisis económica mundial de 1973, originada sobre todo por el aumento del precio del petróleo (que se volvió a repetir en 1979), solventando esta cuestión de una manera bastante acertada.

En las elecciones al Parlamento alemán de 1976 la coalición formada por los socialdemócratas y los liberales sufrió un retroceso, pero consiguió mantener la mayoría y Schmidt fue nuevamente nombrado canciller. El 8 de enero de 1977 fue recibido en audiencia por el Rey don Juan Carlos y el presidente del Gobierno Adolfo Suárez en una visita privada a Madrid. A finales de su mandato se fueron enfriando las relaciones con los liberales, sus socios en la coalición, e incluso empiezó a tener serios detractores en las filas de su propio partido, sobre todo por su decisión de apoyar el despliegue de los misiles nucleares Pershing en Europa como respuesta a la instalación de misiles soviéticos SS-20 en Alemania del Este.

Su gobierno se vió sacudido en 1979, nuevamente, por una segunda crisis petrolífera y, al contrario de lo que sucedió la primera vez, los efectos de ésta se dejaron notar significativamente en el aspecto económico; creció la inflación y el paro y la balanza de pagos fue deficitaria. Pese a estos problemas, en las elecciones de 1980 la coalición logró un nuevo triunfo, superior incluso al logrado en 1976. Schmidt fue reelegido canciller, pero en el seno de la coalición se agudizaron los problemas con el Partido Liberal, sobre todo por disensiones en materia económica. La grave crisis por la que atravesaba el país exigía, según el Partido Liberal, una política de recortes presupuestarios en materia de bienestar social que permitieran el relanzamiento económico.

Tras las deliberaciones presupuestarias de 1982, las tensiones se hicieron cada vez más acusadas; el equilibrio se rompió definitivamente el 17 de septiembre, cuando el Partido Liberal abandonó la coalición y dejó a Schmidt al frente de un gobierno minoritario de los socialdemócratas. El 1 de octubre Schmidt propuso un voto de confianza al Bundestag y, tras perderlo por poco margen, fue sustituido al frente de la Cancillería por Helmut Kohl, líder de una coalición entre cristiano-demócratas y liberales. Continuó ocupando un puesto dentro del Parlamento hasta su retirada de la política en septiembre de 1986.

Tras su abandono de la política se dedicó al periodismo, actuando como coeditor del semanario Die Zeit. En sus páginas publicó el desarrollo de sus encuentros con distinguidas personalidades como L. Breznev, R. Reagan, M. Gorbachov o Mao Zedong. Publicó asimismo numerosos libros a lo largo de su carrera política y periodística, lo que le valió ser distinguido en 1996 con el premio Godó. En 1981 le fue colocado un marcapasos por alteraciones del ritmo cardiaco. Como dato anecdótico cabe señalar que hasta 1988 no reveló su origen judío, hecho que contrasta con su juvenil afiliación al movimiento nacionalsocialista.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información