Olive Schreiner

(Wittebergen, 1855 - Ciudad de El Cabo, 1920) Escritora sudafricana blanca en lengua inglesa. La novena de doce hijos (el padre era un misionero metodista alemán, y la madre, inglesa), Olive Schreiner creció en los confines más extremos del Imperio británico en una época de grandes cambios. De familia pobre, se educó por su cuenta, leyendo la Biblia y Bunyan, los himnos de Wesley y los grandes sermones puritanos y, más tarde, R. W. Emerson, J. S. Mill, M. Arnold, E. Gibbon, Goethe y Eliot.

Muy pronto reaccionó contra la rígida educación calvinista, afirmando una precoz independencia de pensamiento y de elecciones éticas y vitales. Tras abandonar toda práctica religiosa, leyó a Darwin, Spencer y Comte en los ratos que le dejaba libre el trabajo de gobernanta, que ejerció entre 1874 y 1881 para modestas familias perdidas en el karoo, la árida llanura semidesértica de la Sudáfrica occidental. Fue a Kimberley en la época del descubrimiento de diamantes, y empezó muy joven a escribir diarios, cuentos y esbozos de obras futuras.

En 1881 se reunió con sus hermanos en Londres, decidida a abrirse camino, y buscó un editor para la novela que tenía terminada y que se publicó en 1883 gracias al apoyo de Meredith. Historia de una granja africana (1883) tuvo un gran éxito e hizo célebre a su joven autora, que en la primera edición se había escondido bajo el seudónimo masculino de Ralph Iron.

El libro, sorprendentemente nuevo, dejó perpleja a la crítica por sus aspectos formales anticonvencionales, pero gustó por la fuerza de su realismo y por el carácter sugerente de su inspiración. Cuenta la historia de tres niños, Lyndall, Waldo y Em, que crecen en una granja boer aislada en el karoo y que encierran su existencia en la resignación o en la derrota y la muerte; esta novela puede considerarse como la primicia de la literatura sudafricana, a pesar de ser todavía colonial desde el punto de vista socioantropológico. Actualmente, Historia de una granja africana se ha convertido en un clásico, y es también apreciada por su audaz estructura y por la modernidad del estilo. Schreiner creó un Lyndall rebelde y valiente, el prototipo de la mujer intelectual moderna; mientras que Waldo es la figura del artista creativo y soñador.

Sus demás obras de narrativa incluyen varias antologías de cuentos, "sueños" y "alegorías" -Dreams (1891), Dream Life and Real Life (1893), Stories, Dreams and Allegories (1924, póstumo)- y dos novelas que se publicaron póstumamente, la juvenil Undine (1929) y la atormentada e incompleta From Man to Man (1926), historia de una pareja de hermanas que no consiguen realizarse en la cerrada y hostil sociedad construida por los hombres. En Londres, Schreiner había frecuentado el ambiente de la intelectualidad socialista y radical de la época, y se había hecho amiga de Eleanor Marx, Havelock Ellis y Edward Carpenter.

Regresó a Sudáfrica en 1889, se casó en 1894 con un joven abogado que criaba avestruces en una granja, y se convirtió en una de las figuras más conocidas del país. Amiga y más tarde adversaria acérrima del financiero Cecil B. Rhodes, se hizo portavoz de los oprimidos y de las víctimas, participando como protagonista en el debate social y político de una época de cambios dinámicos e importantes.

Escribió para varias revistas y diarios una serie de ensayos, reunidos en 1923 en Thoughts on South Africa; en 1897 publicó una feroz alegoría en la que denunció a Rhodes y al agresivo racismo blanco, Trooper Peter Halket of Mashonaland, y en 1899, el ensayo contra la guerra An English-South African View of the Situation. Durante el conflicto anglo-boer (1899-1902), se puso de parte de los boers y asistió a la deportación y a los estragos contra los civiles por parte del ejército británico. En estos años, su matrimonio entró en crisis, y Schreiner empezó a vivir cada vez más sola.

A principios del siglo XX luchó por los derechos de las mujeres, los negros y los judíos. En 1906 publicó Letter on the Jew, y en 1911, Woman and Labour, una obra fundamental en la historia del debate feminista. En sus páginas, Schreiner afirma el derecho de la mujer al trabajo, del que tiene necesidad para evitar el parasitismo del matrimonio y la corrupción de la prostitución. El análisis sociológico se alía aquí con el vigor del estilo y la carga visionaria que caracterizan toda la obra de esta mujer intrépida y solitaria.

En 1913, se trasladó a Inglaterra, donde vivió los años de la Primera Guerra Mundial en unas condiciones de salud cada vez más precarias (sufría de asma y bronquitis crónicas) y en una soledad cada vez más aguda. Regresó a Ciudad de El Cabo para morir allí, dejando un gran número de escritos inéditos e incompletos. Schreiner, mujer genial y extraordinaria, es una de las grandes figuras del feminismo occidental y una escritora de gran talento y fuerza visionaria, que creó, con su obra y su vida, un nuevo camino para la literatura y nuevos caminos para la mujer moderna. Tras un período de olvido, fue revalorizada y hoy está considerada una de las máximas voces del pensamiento radical y feminista, así como la fundadora de la tradición literaria sudafricana.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información