Emilio Segrè

(Tívoli, 1905 - Lafayette, 1989) Físico italiano. Hijo de un industrial papelero, estudió en Tívoli y en Roma. Se matriculó en la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Roma, pero decidió cambiar los estudios por los de física junto con su colega Ettore Majorana, después de conocer a Enrico Fermi y Franco Rasetti. Llevó a cabo investigaciones en espectroscopia en Roma, y posteriormente en Amsterdam con Pieter Zeeman, y en Hamburgo con Otto Stern.


Emilio Segrè

Hacia 1934, con el grupo encabezado por Enrico Fermi, se dedicó a la física nuclear y a la radioactividad inducida por neutrones. Profesor en la Universidad de Palermo, mientras estudiaba los isótopos radioactivos que producía Ernest O. Lawrence con el ciclotrón de la Universidad de California, descubrió en 1936 el tecnecio (número atómico 43 en la tabla periódica), el primer elemento químico artificial.

Obligado a abandonar Italia por las leyes raciales, se estableció en Berkeley, y prosiguió sus experimentos con el ciclotrón hasta descubrir otro elemento artificial, el astato (número atómico 85). En 1942 trabajó en Los Álamos, en el laboratorio donde se estaba preparando la bomba atómica. Después de la guerra, regresó a Berkeley e inició investigaciones sobre las partículas elementales con los ciclotrones cada vez más potentes que se estaban construyendo.

En 1955 consiguió descubrir el antiprotón (la antipartícula del protón), confirmando así definitivamente la teoría de Paul Dirac. Por este descubrimiento, Emilio Segrè fue galardonado con el Premio Nobel en 1959, que compartió con Owen Chamberlain. Segrè siguió enseñando en Berkeley hasta 1972. En 1974 fue nombrado profesor de física nuclear en la Universidad de Roma, y desde 1984, consejero científico del Gobierno italiano.

Escribió, entre otras obras, dos brillantes historias de la física, From X-ray to quarks (1970) y Personaggi e scoperte della fisica classica (1983), además de una biografía de Enrico Fermi y el tratado Física Nuclear y Experimental.