Joaquim Sunyer i de Miró

(Joaquín o Joaquim Sunyer i de Miró; Sitges, 1875-1956) Pintor español. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona junto con Isidre Nonell, Joaquín Torres García, Ricardo Canals y Joaquín Mir, con el que desde 1890 solía ir por los alrededores de la ciudad a pintar en la línea iluminista de su tío, el también pintor Joaquim de Miró. En 1896 hizo su primer viaje a París y comenzó a alternar estancias entre Francia y Cataluña.

En París residió en Montparnasse y en Montmartre, pasó dificultades económicas y conoció en 1903 a Picasso, Manolo Hugué y Aristide Maillol; seis años más tarde conocería a Pierre Auguste Renoir. Por esa época pintó en pastel y óleo escenas de la vida popular y obrera del barrio de Belleville y calles parisinas llenas de cromatismo. También en estos años trazó una serie de paisajes de Garraf donde se combinan reminiscencias de Pierre Bonnard y Edgar Degas, que junto a la pureza de los perfiles y la concreción de los volúmenes serían notas constantes en su futura obra.


Maria Dolors (1916), de Joaquim Sunyer

Después de un viaje a Munich, en 1912, Joaquim Sunyer pasó una temporada en Cerét, localidad donde se consolidó el cubismo analítico de Picasso y Georges Braque, que le llevó hacia un plasticismo más acentuado. Las obras de este período se inscriben dentro de una paleta más sobria, en composiciones de espacio limitado, masas estructuradas y cierto sentido escultórico.

A su regreso a España, en 1914, se estableció en Sitges, donde poco después contraería matrimonio con Elvira Carbonell. A partir de entonces su obra experimentaría un drástico giro que llevaría a Joaquim Sunyer a convertirse en el máximo representante del Noucentisme catalán. Su estilo pasó a basarse en la serenidad de las figuras, la sencillez compositiva y la pureza de las formas, colocadas en ambientes intemporales. Cultivó el retrato, el paisaje, escenas de la vida cotidiana, el desnudo, el bodegón y las maternidades, en una visión poética y refinada. Progresivamente fue simplificando sus composiciones y enriqueciendo el color. Al comienzo de la Guerra Civil española se exilió a Francia, y regresó a España en 1941. En 1954 obtuvo el Gran Premio a la Obra de un Artista en la Bienal de la Habana. Desde entonces expuso frecuentemente hasta su fallecimiento.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información