Joaquín Sunyer y Miró

(Sitges, 1875-1956) Pintor español. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona junto con Nonell, Torres García y Canals y Mir, con el que desde 1890 solía ir por los alrededores de la ciudad a pintar en la línea iluminista de su tío, el también pintor Joaquín de Miró. En 1896 hizo su primer viaje a París y comenzó a alternar estancias entre nuestro país y Francia. En París residió en Montparnasse y en Montmartre, pasó dificultades económicas y conoció en 1903 a Picasso, Manolo Hugué y Maillol. En 1909 conocería a Renoir.

Por esa época pinta en pastel y óleo escenas de la vida popular y obrera del barrio de Belleville y calles parisinas llenas de cromatismo. También realiza en estos años una serie de paisajes de Garraf donde se combinan reminiscencias de Bonnard y Degas, junto a la pureza de los perfiles y concreción de los volúmenes, que serán notas constantes en su futura obra.

Después de un viaje a Munich, en 1912, pasó una temporada en Cerét, localidad donde se consolidó el cubismo analítico de Picasso y Braque, que le llevó hacia un plasticismo más acentuado. Las obras de este período se inscriben dentro de una paleta más sobria, en composiciones de espacio limitado, masas estructuradas y cierto sentido escultórico. Durante sus estancias en España pintó una serie de obras que se han relacionado con el Noucentisme catalán.

En 1919 contrajo matrimonio con Elvira Carbonell y se instaló en Sitges. Al comienzo de la Guerra Civil española se exilió a Francia, y regresó a España en 1941. En 1954 obtuvo el Gran Premio a la Obra de un Artista en la Bienal de la Habana. Desde entonces expuso frecuentemente hasta su muerte.