Donald Sutherland

(Saint-John, Nouveau-Brunswick, 1934) Actor de cine canadiense. Tras cursar estudios de ingeniería y arte dramático en la Universidad de Toronto, se trasladó a Londres en 1958 y entró en la Royal Academy of Dramatics Arts. Donald Sutherland hizo bastantes apariciones en los escenarios londinenses antes de debutar en la pantalla en 1964, con un papel dual en una película italiana. Alto e imponente, interpretó papeles secundarios con una versatilidad sorprendente en numerosos filmes británicos y estadounidenses, para alcanzar el estrellato por la fuerza de su caracterización del irreverente cirujano castrense Hawkeye Pierce en M.A.S.H. (1970).


Donald Sutherland

El título de esta película corresponde a las siglas de "Mobile Army Surgical Hospital" (Hospital Quirúrgico Móvil del Ejército). En este hospital, en plena guerra de Corea, los médicos están tan pendientes de los heridos como de seducir a las enfermeras. M.A.S.H. es una comedia que satiriza el militarismo con un humor negro bastante corrosivo, por lo que su exhibición estuvo prohibida en algunos países, entre ellos España.

La película supuso el "descubrimiento" de su director, Robert Altman, después de una dilatada experiencia en televisión y en el cine independiente, pero el éxito de taquilla y la Palma de Oro de Cannes significó sobre todo la revelación de Donald Sutherland, protagonista de una obra en la que, como suele ser habitual en Altman, se ponen en entredicho muchos de los valores tradicionales. La excelente acogida del filme dio lugar más adelante a una serie de televisión con el mismo título, producida y protagonizada por Alan Alda.

Donald Sutherland se mantuvo desde entonces como una de las más populares presencias cinematográficas a lo largo de una carrera tan prolongada como admirable. Fue un extraordinario fascista traidor en Novecento (1976), de Bernardo Bertolucci, y un deslumbrate Casanova en el Casanova (1976) de Federico Fellini.

El talento de Sutherland se demuestra mejor en papeles ambivalentes, donde tras una fachada de normalidad se puede entrever un cierto aire amenazador, como ocurre en el agente nazi al que interpreta en El ojo de la aguja (1981, de Richard Marquand), en el hombre amenazado por alienígenas en la nueva versión de La invasión de los ultracuerpos que Philip Kaufman realizó en 1978, en el apolítico sudafricano cuya conciencia despierta en Una árida estación blanca (1989, de Euzhan Palcy) o en el que se considera el mejor papel que ha interpretado hasta ahora, el del padre clarividente, desconsolado e inconsciente en la obra maestra de Nicolas Roeg, Amenaza en la sombra (1973).

Su extensísima filmografía incluye un buen número de cintas estimables, entre las que merecen recordarse, de las primerizas, Doctor Terror (1964), Estado de alarma (1965), Doce del patíbulo (1967), Los violentos de Kelly (1970) y Klute (1971), filme que, junto con M.A.S.H., impulsó definitivamente su carrera. De sus películas posteriores deben destacarse, junto a las ya citadas, Laberinto mortal (1978), Gente corriente (1981), JFK: caso abierto (1991), Younger and Younger (1993), Acoso (1994), Ciudadano X (1995), Estallido (1995), Tiempo de matar (1996), Conspiración de silencio (1997), Caza al terrorista (1997), Fallen (1998), Virus (1999), Instinto (1999) y Jinetes de espacio (2000).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información