Fernando de Valdés

(Fernando de Valdés Salas; Salas, Asturias, 1483 - Madrid, 1568) Eclesiástico y político español. Profesor de derecho canónico en la Universidad de Salamanca, fue miembro del consejo supremo de la Inquisición española (1516). Nombrado obispo de Elna, y sucesivamente de Orense, Oviedo, León, Sigüenza y arzobispo de Sevilla (1546), fue presidente del Consejo de Castilla y del de Estado e inquisidor general (1547-1566). Severo y apasionado, editó el Índice de los libros prohibidos (1559), en el que incluyó, entre otros autores, a Erasmo, fray Luis de Granada, San Juan de Ávila y San Francisco de Borja. Tomó medidas contra los conversos y moriscos y dirigió procesos contra los focos erasmistas y luteranos de Valladolid y de Sevilla y contra Bartolomé de Carranza (1559).


Fernando de Valdés

Fernando de Valdés Salas estudió derecho en el colegio de San Bartolomé, en Salamanca, del que sería nombrado rector en 1515. Licenciado en cánones, en 1517 pasó al servicio del cardenal Cisneros. En esos años participó en la elaboración de las constituciones nuevas de la Universidad Complutense de Madrid.

En 1520 pasó a Flandes como informador y representante de la iglesia de Toledo. Allí conoció a Carlos V, el cual lo atrajo inmediatamente hacia sí y lo puso bajo su servicio. En 1523 fue enviado como visitador a Navarra y como controlador de la situación en Castilla, adversa entonces al emperador. Sus informes motivaron las ordenanzas que decretó el monarca en 1525. Inmediatamente después pasó a formar parte de la Inquisición y a actuar como consejero.

Entre 1528 y 1533 fue deán de Oviedo, y a finales de la década de 1520, y tras ejercer como chanciller de Valladolid, accedió a la silla arzobispal de Elna (Rosellón, Francia), aunque pronto fue trasladado a Orense, para, tres años después (1532), ocupar el obispado de Oviedo, donde en 1533 celebró un sínodo. Tras un breve paso por León, en 1539 inició el obispado de Sigüenza (Guadalajara). Seis años más tarde fue preconizado arzobispo de Sevilla

En 1547 Fernando de Valdés Salas fue nombrado inquisidor general del reino (cargó que desempeñaría hasta 1566), siendo responsable de la instauración de la censura de libros y publicaciones, del Índice de libros prohibidos (1559), para cuya redacción prescindió del de Paulo IV, y de la edición definitiva de Instrucciones de la Inquisición (1561). Censuró a autores como fray Luis de Granada, San Juan de Ávila, San Francisco de Borja y Erasmo de Rotterdam, promoviendo procesos contra erasmistas y luteranos en Valladolid y Sevilla (1558-62).

En el proceso contra el arzobispo Bartolomé de Carranza (1559-62), Fernando de Valdés decretó el encierro del arzobispo; la admisión oficial de la protesta de Carranza, que había presentado una recusación de la figura de Valdés en calidad de juez, dejó a Valdés en situación de debilidad dentro del tribunal de la Inquisición y también entre los funcionarios de la Corte española. Valdés intervino también en la persecución de los moriscos, y su actuación se caracterizó, en general, por un celo en extremo riguroso y fanático. En 1534, 1556 y 1566 fundó, respectivamente, el Colegio de San Gregorio de Oviedo, el de San Pelayo de Salamanca y la Universidad de Oviedo.