Rebecca West

(Cecily Isabel Fairfield Andrews; Kerry, Irlanda, 1892 - Londres 1983) Escritora británica. Después de una breve carrera de actriz en Londres, se dedicó al periodismo político y a la defensa de sus ideas feministas, adoptando como seudónimo el nombre de un personaje de Ibsen. Dotada de un extraordinario espíritu polémico, escribió ensayos sobre Henry James (1915), D.H. Lawrence (1930), San Agustín (1933) y Marshall McLuhan (1969); un extenso reportaje sobre Yugoslavia (Cordero negro, halcón gris, 1941); el ensayo El significado de la traición (1949); un libro sobre el juicio de Nuremberg (A train of powder, 1955) y novelas como El regreso del soldado (1918), Harriet Hume (1929), La fuente rebosante (1957) y Los pájaros se caen (1966).


Rebecca West

Sufragista y feminista militante, Rebecca West estudió en el Georges Watson Ladies College de Edimburgo y debutó a los dieciocho años como brillante y polémica periodista de The Freewoman, revista aparecida en 1911 en la cual continuó colaborando cuando pasó a llamarse The New Freewoman y más tarde The Egoist. Fue entonces cuando asumió el seudónimo de Rebecca West, la heroína del drama La casa de Rosmer, de Henrik Ibsen. En 1912, un año después de cambiar su nombre, ya era reconocida como narradora, crítica literaria y analista política.

Socialista y compañera durante algunos años de H. G. Wells (el padre de su único hijo, Anthony West), trabajó en el campo del periodismo político y literario para The Clarion, el Daily News, el Daily Herald y otros periódicos, siendo durante toda su vida una figura pública acreditada. Entre su vasta producción ensayística se encuentra un estudio sobre Henry James de 1915, una biografía de San Agustín de 1933 (St. Augustin), un libro sobre Yugoslavia de 1941 (Cordero negro, halcón gris) y otro sobre la Segunda Guerra Mundial, El significado de la traición, de 1949.

Su primera novela fue El regreso del soldado (1918), en la que describió el traumático retorno a casa de un excombatiente. Dentro del género narrativo dio a la imprenta ocho novelas, entre ellas El juez (1922), Harriet Hume (1929), La caña que piensa (1936), la autobiográfica La fuente rebosante (1957) y Los pájaros se caen (1966), novela también inspirada en personajes y hechos reales; las cualidades, defectos y contradicciones de sus personajes resultan perfectamente creíbles, transparentándose en el caso de su protagonista, Laura, la militancia feminista de la autora.

Intolerante con las convenciones, apasionada defensora de la condición femenina, sensible a las teorías de Freud, próxima a los ambientes modernistas de Wyndham Lewis y Ezra Pound, admiradora de D. H. Lawrence e interesada por las innovaciones estilísticas de Ford Madox Ford, el universo literario de Rebecca West no admite límites. El comparativo entre orden y caos, entre gracia externa de los cuerpos y escondidas bellezas del alma, entre una aséptica y satisfactoria nitidez y la diversidad vital, se erige pronto en motivo dominante de su narrativa, alcanzando los procesos misteriosos de la memoria, la iconografía de la feminidad, las relaciones interpersonales y familiares, los lacerantes antagonismos sexuales, las complicaciones afectivas de la maternidad y del patriarcado y, finalmente, la propia concepción del arte que, tal como enseña la señorita Aubrey a sus hijas en La fuente rebosante, debe mirar con sorpresa más allá de los confines lícitos y planos de la verdad si, como la música, quiere hacerse ritmo de aquella cosa extraordinaria que es la vida.

Fiel a este programa vitalista, la autora soporta mal la disciplina de la forma. Estilísticamente incontenible, unas veces exuberante y preciosa, otras simplemente prolija e informe, aunque tan rica y emotiva como para parecer a alguien (H. G. Wells) "indigesta", su escritura subyuga al lector con la misma desmesura de algunos personajes suyos: la de Margaret, cuyo ánimo supera la pobreza y la degradación del cuerpo (El retorno del soldado); la del señor Aubrey, excéntrica figura de una paternidad incapaz y declinante (La fuente rebosante); la de Harriet, mágica condensación de la intuición femenina (Harriet Hume); o la de Marion con su devastador exceso de fuerza y amor de madre soltera a causa del trágico deseo incestuoso (El juez).

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información