Robert Wise

(Winchester, 1914 - Los Ángeles, 2005) Director de cine estadounidense. Iniciado como montador, sobre todo al lado de Orson Welles, debutó en la dirección en 1943. Su cine, musical, negro y fantástico, destacó por su dominio técnico, sobriedad y excelente narrativa. De su filmografía inicial cabe destacar títulos como El ladrón de cadáveres (1945), Nadie puede vencerme (1949), Ultimátum a la Tierra (1951) y ¡Quiero vivir! (1958).


Robert Wise

Su primer gran éxito como realizador fue West Side Story (1961), filme cuyo mayor mérito fue que resolvió en parte la crisis que el musical americano acusaba desde los años cincuenta, volviéndolo a poner de moda. West Side Story era la adaptación cinematográfica de un éxito de Broadway (se representaba desde hacía tres años en el Winter Garden de Nueva York), basada en el eterno tema argumental fijado por Shakespeare en Romeo y Julieta, en el que bandas rivales de portorriqueños y yanquis sustituyen a Montescos y Capuletos. Pero no se trataba del típico musical teatral, sino que incorporaba bastantes dosis de originalidad, como el hecho de rodarse gran parte de las escenas en las calles de Nueva York, el dejar entrever la problemática socio-racial de la marginalidad, o la perfecta combinación de danza y canción, sin que predomine ninguna sobre la otra, aunque sí con suerte distinta: mientras que los números de baile son antológicos y totalmente innovadores, las escenas cantadas mantienen ciertos resabios operísticos.

Las secuencias de amor entre María y Tony (Natalie Wood y Richard Beymer) resultan algo trasnochadas y discordantes con la modernidad de las escenas de danza. Además, acusaron el problema de que ninguno de los dos intérpretes cantaba ni bailaba, razón por la que hubieron de ser doblados. Más que un problema, resultó una contradicción, ya que obliga a que los protagonistas tengan que desaparecer del cuadro en cuanto la obra empieza a ser musical. A pesar de todo, West Side Story se convirtió en un clásico indiscutible y en la bandera musical de toda una generación.

Robert Wise se apoyó para su realización en el coreógrafo Jerome Robbins y en la música de Leonard Bernstein y Stephen Sondheim. Interpretaron la película Natalie Wood, Richard Beymer, Russ Tamblyn y Rita Moreno. El musical, que obtuvo diez Óscar (mejor película, dirección, actor secundario, actriz secundaria, fotografía, dirección artística, montaje, vestuario, partitura y sonido) alcanzó un gran éxito, sobre todo en Europa; en París logró permanecer durante casi seis años consecutivos en la misma sala.


Fotograma de West Side Story (1961)

Cuatro años después, Wise repitió género en otro de sus grandes filmes, el musical Sonrisas y lágrimas (1965). Cuenta la historia del barón Von Trapp (Christopher Plummer), antiguo capitán de Marina que vive en su palacio con sus siete hijos, a los que inculca una férrea disciplina más propia de marineros que de niños. Todo cambiará cuando María (Julie Andrews), una novicia con serias dudas sobre su vocación, llega a la casa para hacerse cargo de la educación de los pequeños. La jovialidad, sencillez y alegría de la aspirante a religiosa impregna pronto las paredes y los ánimos en la mansión del barón Von Trapp. María descubre que su vocación no está junto a sus antiguas compañeras conventuales, sino junto al hombre del que se ha enamorado y que también la ama. Sólo los burócratas del nazismo, que reclaman los servicios del antiguo capitán, perturbarán la felicidad de los Trapp, quienes prefieren abandonar su hogar antes que servir a los intereses de Hitler.

Sonrisas y lágrimas consiguió el Oscar a la mejor película, así como al mejor montaje (William Reynolds) y partitura musical adaptada. El propio Wise se llevó su segundo Oscar al mejor director. Basada en una obra musical que Oscar Hammerstein II y Richard Rodgers habían llevado a la escena en 1959, el éxito de esta historia ha trascendido el paso de los años, desgranando adeptos en todos los confines del mundo. De las películas posteriores de Wise cabe destacar algunas incursiones en el cine fantástico como La amenaza de Andrómeda (1971), Star Trek, la conquista del espacio (1979) y Star Trek, la película (1980), y un último drama juvenil, Rooftops (1989). Retirado de la dirección desde 1989, Robert Wise fue galardonado con los premios honoríficos de la American Society of Cinematographers (1997) y del American Film Institute (1998).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información