Charles Darwin

 
Retrato. Las investigaciones de Charles Darwin sobre el origen de las especies excedieron pronto los límites de su campo de aplicación inicial para convertirse en el nuevo cientifismo del siglo, y acabarían afectando de manera profunda a convicciones y referencias de ámbitos en principio tan lejanos como la política o la filosofía. Se señalan en la obra de Jean-Baptiste Lamarck (1774-1829) claros precedentes de la teoría de la evolución, frente al "fijismo" imperante entre los naturalistas de la época. La propuesta evolucionista tuvo no sólo precedentes sino incluso otros coautores que trabajaban a la par que Darwin, como Alfred Russel Wallace (1823-1913); pero fue Darwin quien, en El origen de las especies (1859), aportó las pruebas precisas y proporcionó la explicación más sólida sobre el modo de operar de la evolución, convirtiendo las anteriores aproximaciones en una firme hipótesis científica al plantear el concepto de que todas las formas de vida se han desarrollado a través de un lento proceso regido por la selección natural. En la imagen, un retrato del eminente naturalista efectuado en 1881 por el pintor británico John Collier.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información