Walt Disney

 
Reunión de trabajo. Mientras tanto, el sonido había hecho su aparición en el cine, y Walt Disney resolvió tomar la iniciativa en el campo del dibujo animado. Rodó entonces el primer cortometraje sonoro de Mickey Mouse, Steamboat Willie, estrenado el 18 de noviembre de 1928 en el Colony Theater de Nueva York. Un año después, el ratón pasaba a protagonizar una serie de cómics distribuidos por la cadena King Features Syndicate. Disney comprende tras esta oferta el enorme negocio de los productos derivados y empieza a vender licencias para la fabricación de juguetes con sus creaciones. Tras el éxito de Steamboat Willie, la compañía recurre a nuevos avances técnicos, como el Technicolor, aplicado a la nueva serie Sinfonías tontas. Uno de los títulos más famosos incluidos en ese conjunto es Los tres cerditos (1933), cuya canción principal, ¿Quién teme al Lobo Feroz?, se convirtió en un considerable éxito popular. Y con el uso de la cámara multiplano, un hallazgo técnico que consigue dotar de profundidad de campo al dibujo animado, Disney se puso a la cabeza de la animación en todo el mundo. Aunque los hermanos Fleischer trataron de ganarle en la carrera para estrenar el primer largometraje animado, Walt y los suyos desbancan esa competencia con un título de calidad incuestionable, Blancanieves y los siete enanitos (1937), basada en el popular cuento. En la fotografía, tomada en los años 30, podemos ver a Disney (centro) perfilando con su equipo el guión de una de las Sinfonías tontas.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información