Ludwig Achim von Arnim

(Ludwig Joachim von Arnim, Berlín, 1781 - Wiepersdorf, 1831) Poeta y novelista alemán, importante miembro de la llamada segunda escuela de románticos alemanes. Ludwig Achim von Arnim estudió ciencias naturales en Halle y Gotinga y estableció amistad con Clemens Brentano. Tras viajar por Suiza, Francia e Inglaterra, conoció a la también escritora Bettina Brentano (hermana de su amigo Clemens), con quien se casó en 1811. Después de la campaña antinapoleónica de 1813-1814, en la que sirvió como capitán, se retiró hasta su muerte a su finca brandenburguesa de Wiepersdorf.


Achim von Arnim

Con Clemens Brentano recopiló y editó los textos que componen El cuerno maravilloso del niño (1806-1808), una colección de poemas populares alemanes de enorme influencia en la poesía, la música y la ciencia. Ciertamente, si el éxito de esta obra puede atribuirse al hecho de que llevaba al pueblo sus cantos, su trascendencia reside en que había de proporcionar motivos, inspiraciones y formas a gran parte de la lírica del Romanticismo y del siglo XIX; una influencia tan grande la tuvo tan sólo Goethe, al cual, por otra parte, le fue dedicada la colección y por el cual fue analíticamente reseñada, poesía por poesía, con una justeza de juicio crítico que aun hoy día sorprende.

Toda una nueva generación de poetas se nutrió de ella: Eichendorff, Uhland, Mörike, Geibel, Greif, Heine y Lenau; y, entre los no alemanes, Longfellow. Entre los prosistas, los hermanos Grimm tomaron de El cuerno maravilloso del niño el punto de partida para sus investigaciones sobre poesía popular. También muchos músicos se inspiraron en sus cantos: entre otros, Karl Maria von Weber, Schubert y Schumann.

Posteriormente, Achim von Arnim alcanzó fama con novelas de corte histórico, cuajadas de elementos fantásticos, entre las que destaca, en especial, Isabel de Egipto (1812-1818), novela corta situada en el siglo XVI y subtitulada "El primer amor juvenil del emperador Carlos V". También cabe destacar la novela La condesa Dolores (1810), en la que combina descripción y diálogo, realidad y elementos románticos; Halle y Jerusalén (1811), que es un drama en dos partes; Los custodios de la corona (1817), una novela histórico-patriótica; y Der tote Invalide auf dem Fort Ratonneau (1818), novela corta basada en una leyenda local del sur de Francia. Durante su estancia en Heidelberg publicó un periódico literario bisemanal de notable influencia, el Diario para los ermitaños (1808).