Blanca I de Navarra

(Pamplona, h. 1386 - Santa María de Nieva, Segovia, 1441) Reina de Navarra y condesa de Nemours, perteneciente a la Casa de Evreux. Hija de los reyes de Navarra Carlos III el Noble y Leonor de Trastámara, en 1402 contrajo matrimonio con Martín el Joven, rey de Sicilia. Gobernó el reino en ausencia de su esposo (1405) y a la muerte de éste permaneció como lugarteniente entre 1409 y 1414. Substituida en el cargo por Juan, hijo de Fernando I de Aragón, regresó a Navarra en 1415.


Blanca I de Navarra

En 1420 se casó en segundas nupcias con el futuro Juan II de Aragón (1419), quien de esta forma se convertiría en monarca consorte y adquiría para sus hijos, en caso de viudedad, el derecho al trono de Navarra. A la muerte de Carlos III (1425), Blanca fue proclamada reina en Olite (Navarra). Durante su reinado, la abulia de la reina permitió que Navarra quedara sometida en todo al rey aragonés y a sus intereses, perdiendo el reino territorios fronterizos como consecuencia de la intervención armada de Juan II en los asuntos de Castilla (1428-29).

De la unión entre Blanca I y Juan II nació Carlos, príncipe de Viana, quien -según las capitulaciones matrimoniales de 1419- debía heredar el reino a la muerte de su madre. Pero al morir doña Blanca, su esposo usurpó el Trono navarro, alegando entre otras razones el testamento en el que la reina recomendaba a Carlos que no se hiciese coronar sin consentimiento de su padre. El resultado fue una guerra civil que enfrentó a los partidarios de Juan II (los agramonteses, especialmente fuertes en el norte montañoso) y los del príncipe de Viana (los beaumonteses, apoyados por Castilla y fuertes en la Ribera) entre 1451 y 1455 (con un rebrote tras la ejecución de Carlos en Barcelona, en 1460).