Joan Brossa

(Joan Brossa i Cuervo; Barcelona, 1919 - id., 1998) Poeta y dramaturgo español en lengua catalana formado en la estética de las vanguardias del siglo XX, cofundador de la revista Dau al Set (1945-1956) con el crítico Arnau Puig y los pintores Modest Cuixart, Joan Tharrats y Antoni Tàpies. Su obra poética, de raigambre surrealista, es copiosa y multiforme, pero empezó a conocerse tardíamente con la publicación de Poesia rasa (1970), que recoge libros escritos entre 1943 y 1959; fue también autor de piezas de teatro (La jugada, 1960; Gran guinyol, 1962) y de una original obra plástica.


Joan Brossa

Obligado a abandonar sus estudios a causa de la guerra civil española, durante la que sirvió como soldado en el ejército republicano, la realización de un nuevo servicio militar en Salamanca tras la contienda le dio ocasión de conocer al impresor Enric Tormo, quien, de vuelta en Barcelona, lo introdujo en los círculos de la vanguardia artística, conociendo por mediación suya al poeta J. V. Foix y al pintor Joan Miró.

Autor singular, autodidacta, Joan Brossa escribió sus primeras poesías en las trincheras. Se abrió a la experimentación con la poesía hipnagógica basada en imágenes del estado de vigilia, de la mano de su amigo J. V. Foix. En 1948, junto con los pintores Joan Ponç, Modest Cuixart y Antoni Tàpies, y con el crítico de arte Arnau Puig, fundó el grupo Dau al Set, que editó la revista homónima, prestigiosa publicación vanguardista. Su obra poética y teatral, que ejerció una considerable influencia sobre los grupos vanguardistas, incluyó numerosas colaboraciones con pintores, músicos y cineastas.

Su poesía, divulgada tardíamente a través de la antología Poesía rasa (1970), que recoge desde Fogall de sonets (1943-1948) hasta Avanç i escampall (1957-1959), se adscribe sucesivamente a criterios formalistas, surrealistas o, como él mismo reivindicaba, neo-surrealistas, y explora las formas clásicas (romances, sonetos o sextinas), remozando los manierismos de dichas composiciones con diversos procedimientos de poetización: el uso del "automatismo" surrealista, la parodia de la frase hecha que cumple una función sarcástica o, como apuntó el poeta brasileño João Cabral de Melo, abandonando "todos los rincones de los gabinetes de la magia", hecho que lo llevó a hurgar, a contracorriente de su época, en los léxicos de cocina, feria o taller, para elaborar sus complicadas mitologías.

El hermetismo es otra de sus características, a despecho del lenguaje directo y simple que emplea. No es el resultado de complicadas metáforas o giros sintácticos, sino de la función a que se aplican las imágenes creadas, que no rehuyen el uso del vulgarismo y en numerosos versos enfatizan un tono coloquial que prefigura la representación. Las relaciones de su poesía con el teatro son a menudo explícitas, como en el poema "Ara", de Em va fer Joan Brossa (1950), sobre la máscara, o el poemario El poeta presenta quinze pantomimes (1956), mientras que otras veces sus poemas esbozan escenas cotidianas, a la manera del teatro del absurdo.

Joan Brossa evidenció su vocación dramática (la primera vez con El cop desert, de 1944) con 323 piezas teatrales que publicó en seis volúmenes en Teatre complet. Poesia escènica (1973-1983). Cuando fueron representadas fue de la mano de celebridades, como en Or i sal (1961), con escenografía del pintor Tàpies. Trascendió también el poema escrito mediante sus poemas visuales desplegables o relacionados con la caligrafía y la tipografía y objetuales: buenos ejemplos son El convidat (1989) o Fe ecumènica (1994), entre otros exhibidos en sus últimos años en salas de exposiciones y museos, en pleno clamor de reconocimientos oficiales. Son asimismo reseñables los poemarios Càntir de càntics (1972), la antología Rua de llibres. 1963-1970 (1980) y Passat festes (1996).