María Dolores Pradera

(María Dolores Fernández Pradera; Madrid, 1924-2018) Actriz y cantante española. Trabajó como actriz tanto en el cine como en el teatro y en su faceta como cantante irrumpió con un estilo muy personal encuadrado en el género lírico-folclórico hispanoamericano, dentro del cual popularizó temas que alcanzaron un gran éxito en España y en Hispanoamérica: "La flor de la canela", "El rosario" o "Fina estampa", entre otros.


María Dolores Pradera

Cuando contaba seis años de edad se trasladó a Chile, donde su padre tenía negocios en la zona salitrera. Tras varios meses, regresó a España y, al finalizar la guerra civil, inició los estudios de bachillerato, que no llegó a terminar. Su primer trabajo en el cine data de 1941, cuando aún era estudiante de quinto curso de bachiller. En esta ocasión, María Dolores Pradera intervino como extra en la película Porque te vi llorar, del director Juan de Orduña. Después de trabajar en los filmes Mi vida en tus manos (1943), en el que por primera vez figuró con su nombre artístico, y Antes de entrar dejen salir (1943), intervino en las dos películas que la hicieron saltar a la fama como actriz dramática: Altar mayor (1944), basada en una novela de Concha Espina, e Inés de Castro (1944), en la que encarnó a Doña Constanza de Villena.

Paralelamente a sus papeles en el cine, María Dolores Pradera se sintió también atraída por los escenarios. Ingresó primeramente como meritoria en la compañía de Carmen Carbonell y Antonio Vico, en la que no permaneció demasiado tiempo; en seguida pasó a formar parte de la compañía de Guadalupe Muñoz Sampedro para trabajar en la comedia Madre, el drama padre (1942), de Enrique Jardiel Poncela. A este trabajo le siguieron otras interpretaciones cinematográficas, como las realizadas en Espronceda (1945), de Fernando Alonso; Es peligroso asomarse al exterior (1946), de Alejandro Ulloa; Embrujo (1946), de Carlos Serrano de Osuna; María Antonia la Caramba (1950), de Antonio Ruiz Castillo; y Niebla y sol (1951), de José María Forqué.

Su carrera como actriz de teatro continuó en ascenso y se convirtió en primera actriz del Teatro Eslava de Madrid con una versión de La Celestina de Fernando de Rojas, obra con la que acudiría más tarde al Festival de Teatro de las Naciones celebrado en París. En 1952 debutó como cantante en la sala de fiestas madrileña Alazán con un repertorio de temas del género lírico-folclórico hispanoamericano. En 1954, el Teatro Nacional María Guerrero la contrató por tres temporadas. Tomó parte, con éxito, en las representaciones de El rinoceronte (Ionesco), El jardín de los cerezos (Chejov) o Soledad (Unamuno), entre otras. Por esos años se separó del también actor Fernando Fernán Gómez, con quien había contraído matrimonio en 1945 y del que tenía dos hijos: Elena y Fernando.

En el Teatro Lara intervino en Las tres perfectas casadas, de Alejandro Casona, y en 1968 interpretó Mariana Pineda, de Federico García Lorca, en el Teatro Marquina de Madrid. Tras esta obra inició su retirada del mundo de los escenarios. Sus últimos trabajos para la gran pantalla fueron Fortunata y Jacinta (1969), adaptación de la novela homónima de Pérez Galdós, y el filme La Orilla (1971), de Luis Lucía; poco a poco había ido espaciando sus apariciones para centrarse en sus recitales y conciertos.


María Dolores Pradera en concierto

Como cantante realizó varias giras por Hispanoamérica con Los Gemelos, y alcanzó un enorme éxito gracias al estilo novedoso que imprimía a los distintos aires folclóricos hispanoamericanos. Convertida ya en una gran figura de la canción, María Dolores Pradera cantó temas de Chabuca Granda y de José Alfredo Jiménez. Entre sus éxitos cabe recordar "Amarraditos", "La flor de la canela", "El rosario", "Fina estampa", "Que te vaya bonito", "Caballo prieto azabache" y "El tiempo que te quede libre".

Después de tres años de inactividad, como consecuencia de haber padecido dos graves enfermedades por las que fue internada, en junio de 1987 reapareció en un programa de televisión. En abril de 1988 presentó en el Teatro Albéniz de Madrid su disco A mis amigos; un año después grabó el álbum María Dolores (1989), en el que colaboraron, entre otros, José Carreras, Paloma San Basilio y Maria del Mar Bonet. Le siguieron Entrañable (1990), Por derecho (1992) y Toda un vida (1994), en el que recopiló dieciocho temas clásicos y dos temas inéditos de su repertorio, el célebre bolero "Toda una vida", que da título al disco, y "Dos amores". En septiembre de 1993 llegó a México para emprender la gira denominada 20 Años México, y el 8 de octubre participó en el XXI Festival Internacional Cervantino.

Una recopilación de más de sesenta canciones, interpretadas por la cantante en solitario o en colaboración con otros artistas, se editó en el año 2000 bajo el título Esencia de mujer. En los últimos días de 2001, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Carlos Cano, lanzó al mercado un disco homenaje al malogrado cantante granadino. El trabajo, titulado A Carlos Cano y dirigido por Rosa León, recogía la experiencia musical que compartieron ambos artistas en la gira que realizaron juntos durante dos años (1997-1998) y que llamaron Amarraditos. Ambos habían proyectado grabar el disco recopilatorio de sus actuaciones en enero de 2001, pero la repentina muerte de Cano frustró la idea.

Pese a su avanzada edad, su dedicación la música no decayó con el cambio de siglo: María Dolores Pradera mantuvo su actividad artística tanto en directo como en los estudios de grabación hasta que, en 2012, una afección respiratoria la obligó a cancelar una gira; en 2013, tras una actuación junto a Miguel Poveda, se retiró definitivamente del mundo del espectáculo.

María Dolores Pradera cosechó más de treinta discos de oro por su extensa producción musical. Entre los premios recibidos figuran el Nacional de Teatro y la medalla de Bellas Artes. El 29 de julio de 1987, el alcalde de Madrid, Juan Barranco, le hizo entrega de la medalla de Madrid al Mérito Artístico, que también recibió la actriz Concha Velasco. En 1992 María Dolores Pradera recogió, junto a otros galardonados, el Premio Larra, que le había sido otorgado en las ediciones de 1962 y 1964 y que no pudo recoger en su momento por problemas con la censura. En 1993 le fue entregado el Premio Orquídea que anualmente concede Sudacas Reunidas, un grupo de mujeres latinoamericanas afincadas en España. El Consejo de Ministros celebrado el 27 de abril de 2001 aprobó la concesión a la cantante y actriz de la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. Ese mismo año recibió el Premio Homenaje de la industria discográfica en la ceremonia de entrega de los Premios Amigo.

Cómo citar este artículo:
Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). . En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España). Recuperado de el .

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información