Florián Rey

(Antonio Martínez del Castillo; La Almunia de Doña Godina, 1897 - Alicante, 1962) Director cinematográfico español. Florián Rey pasará a la historia por haber dirigido la que fue, con toda seguridad, primera obra maestra del cine español: La aldea maldita (1930), cuyo guión escribió en seis días durante el rodaje de otro film, emocionado por la desoladora visión del árido campo castellano. La cinta narra el éxodo forzado de unos campesinos segovianos cuya vida está repleta de confrontaciones familiares, amores rotos y luchas desesperadas contra las inclemencias del tiempo. Aunque fue rodada sin sonido, Rey decidió viajar a París para aprovechar la recién nacida banda sonora y reestrenarla con sonido de estudio. La restante filmografía de Rey es más bien irregular, llegando incluso a realizar un remake de La aldea maldita, de inferior calidad. Estuvo casado con la actriz Imperio Argentina, protagonista de algunas de sus películas más folclóricas.


Florián Rey

Florián Rey fue periodista en Zaragoza antes de trasladarse a Madrid y actuar como galán en películas de José Buchs: La inaccesible (1920), La verbena de la paloma (1921), Víctima del odio (1921), La señorita inútil (1921) y Alma rifeña (1922). Debutó como director con La revoltosa (1924), primero de sus más de cuarenta largometrajes, en muchos de los cuales fue también guionista. Adaptó numerosas zarzuelas y obras literarias populares, entre las que destacan títulos en los que aportó audaces innovaciones, como en El Lazarillo de Tormes (1925), cuyo relato ubicó en pleno siglo XX.

Durante el rodaje de La hermana San Sulpicio (1927) conoció a la actriz Imperio Argentina, con la que se casó en 1934 mientras ambos realizaban una nueva versión sonora. Sus últimos trabajos en el cine mudo, Agustina de Aragón (1928) y Los claveles de la Virgen (1928), fueron sendos éxitos comerciales, lo que aumentó su prestigio de realizador muy pulcro y meticuloso. La aldea maldita (1930), obra a caballo entre el cine mudo y el sonoro, fue una película socialmente comprometida reiteradas veces considerada una de las mejores de su época. Se trasladó a París para sonorizarla y allí permaneció durante tres años como supervisor de diálogos de las versiones españolas de las películas de Imperio Argentina en la Paramount.


Fotograma de La aldea maldita (1930)

De regreso a España, colaboró con la productora Cifesa y dirigió a la actriz en la mencionada nueva versión de La hermana San Sulpicio, así como en Nobleza baturra (1935) y en Morena clara (1936), con descomunal éxito de taquilla. Durante la Guerra Civil (1936-1939) el director y la actriz se instalaron brevemente en Cuba y en México, pero finalmente emigraron a Berlín, donde realizaron para la Hispano-Film Produktion Carmen, la de Triana (1938) y La canción de Aixa (1939), durante cuyo rodaje se separaron.

De nuevo en España, Florián Rey fracasó con La Dolores (1940), con Concha Piquer de protagonista, pero obtuvo nuevos triunfos con títulos como ¡Polizón a bordo! (1941), Éramos siete a la mesa (1942) o bien Orosia (1943). Su carrera entró después en un progresivo declive con largometrajes entre los que sólo destacaron Brindis a Manolete (1948) o Cuentos de la Alhambra (1950). Tras Polvorilla (1956) se retiró definitivamente y se dedicó a las labores de hostelería en Alicante regentando un mesón. Murió arruinado; sus restos mortales descansan en una fosa común del cementerio municipal. Casi la mitad de sus películas se han dado por desaparecidas.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información