Wesley Snipes

(Orlando, 1962) Actor estadounidense. Aunque nacido en el estado de Florida, Wesley Snipes creció en las calles del Bronx neoyorquino y descubrió muy pronto su vocación de actor. Asistió al Instituto de Artes, popularizado en la pequeña pantalla por la serie Fama, pero sus sueños de ser cantante y bailarín y hacer teatro musical se desvanecieron cuando su madre se trasladó nuevamente a Orlando sin que Snipes se hubiera graduado.


Wesley Snipes

Finalizó sus estudios en Florida y allí hizo sus primeras incursiones en el mundo del espectáculo junto a un grupo de amigos que, de modo itinerante, hacían pequeñas representaciones en escuelas y parques públicos. En 1980 regresó a Nueva York con el firme propósito de convertirse en actor y consiguió licenciarse en arte dramático cinco años más tarde.

En aquel periodo inicial de su carrera participó en algunos montajes de Broadway como Boys of Winter, Executive of Justice o Death and the King´s Horsemen, hasta que, finalmente, le ofrecieron sus primeros papeles cinematográficos en dos producciones de Hollywood: Wildcats (1986), junto a Goldie Hawn y el también debutante Woody Harrelson, y Streets of Gold (1986).

Un año después apareció en el popularísimo videoclip de Bad, el trabajo que dirigió Martin Scorsese para promocionar uno de los mayores éxitos musicales de Michael Jackson. Actor imperativo y versátil, causó luego muy buena impresión en títulos como Major League (1989), King of New York (1990) y, sobre todo, Mo'Better Blues (1990), donde dio vida al saxofonista Shadow Henderson en su primera colaboración con el siempre provocativo Spike Lee.

Su gran momento interpretativo llegó un año después con dos papeles antitéticos. Se convirtió en Nino Brown, el despiadado y elegante traficante de drogas de New Jack City (1991), y en Flipper Purify, un arquitecto de clase media que se enamora de una mujer blanca en Fiebre salvaje (1991), el intenso drama interracial que dirigió Spike Lee.

Con estas dos películas dio el salto definitivo hacia la popularidad y confirmó su capacidad para firmar con idénticas garantías de éxito papeles cómicos y dramáticos. Dejó nuevas muestras de sus posibilidades interpretativas en la taquillera Los blancos no la saben meter (1992), una comedia sobre el deporte de la canasta que coprotagonizó con Woody Harrelson y, ese mismo año, en Quédate conmigo (1992), donde su papel de parapléjico resultó uno de los mejores trabajos de su carrera.

Aficionado a las artes marciales desde la infancia y experto en la capoeira, una técnica de lucha brasileña importada de los países africanos, pudo demostrar su talento en estas lides en películas de acción como Pasajero 57 (1992), Boiling Point (1993) y en el thriller Sol naciente (1993), junto a Sean Connery. Después de decolorar su pelo para interpretar al villano futurista que se enfrentaba a Sylvester Stallone en Demolition Man (1993), regresó a las calles de Harlem con Sugar Hill (1994).

Una nueva película de acción como Salto al peligro (1994) y un arriesgado papel de drag queen en To Wong Foo, thanks for everything! Julie Newmar (1995), con Patrick Swayze y John Leguizamo en el reparto, confirmaron el buen momento interpretativo del actor. Su carrera también conoció algún traspiés, como la irrelevante comedia Asalto al tren del dinero (1995), donde volvió a formar tándem protagonista con Woody Harrelson, y la prescindible película de intriga Fanático (1996), donde compartió cartel con Robert de Niro.

Recuperó el favor de la crítica y el público con su interpretación en la policíaca Asesinato en la Casa Blanca (1997). Junto a Robert Downey Jr. coprotagonizó el drama Después de una noche (1997) y el film de acción U.S. Marshals (1998), y volvió a hacer gala de su habilidad con las artes marciales al transformarse en el vampírico protagonista de Blade (1998) y Blade II (2001).

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información