Peter Yates

(Aldershot, Hampshire, 1929 - Londres, 2011) Director de cine británico. Estudió en la Royal Academy Dramatic Art (RADA), y de sus aulas pasó a los escenarios como actor en diversos grupos teatrales. Durante sus primeros años trabajó incansablemente como ayudante de dirección con cineastas como Tony Richardson, Guy Hamilton o John Lee Thompson, con quien rodó Cover Girls Killer (1959) o Los cañones de Navarone (1961), trabajos que le ayudaron a obtener experiencia tras la cámara.


Peter Yates

Como director, Peter Yates alternó la televisión con el cine. Inició su carrera con la serie El Santo (1962), y su primera película como director fue Vacaciones de verano (1963), un musical protagonizado por Cliff Richard y Lauri Peters. A lo largo de la década de los sesenta probó suerte con una serie al estilo del primer James Bond: Danger Man (1964), protagonizada por Patrick McGoohan durante tres años. Su éxito hizo que pasara después a un formato más largo, con episodios de una hora en vez de treinta minutos, cambiando su título por el de Koroshi (1966). Tras esta experiencia, Peter Yates abandonó la televisión y se centró en el cine.

El gran robo (1967), basada ligeramente en El gran asalto al tren, proporcionó a Yates las pautas necesarias para dirigir al año siguiente Bullit (1968). Basada en la novela de Robert L. Pike, Bullit tuvo como protagonista a Steve McQueen, y marcó el género policiaco de la época. La película pasaría a la historia por una persecución de coches. Ganó el Oscar al mejor montaje y obtuvo cuatro Globos de Oro: a la dirección, montaje, banda sonora y actor secundario (Robert Vaughn).


Steve McQueen en Bullit (1968)

Pasando de la acción a una historia más intimista, Yates dirigió en 1969 John y Mary, reuniendo a Dustin Hoffman y Mia Farrow. Era el comienzo de un período en que el director repartiría su talento por casi todos los géneros. La guerra de Murphy (1971), basada en la novela de Max Catto, se ubicaba en la Segunda Guerra Mundial, con la cruzada personal de un marinero, único superviviente de su tripulación, que planea una venganza contra los nazis. Un diamante al rojo vivo (1972), que William Goldman adaptó de la novela de Donald Westlake, convirtió a Robert Redford en un ladrón de guante blanco; y ¡Qué diablos pasa aquí! (1974) colocó a Barbra Streisand en una comedia del hampa.

La filmografía de Yates en la década de los ochenta cumplió varios cometidos. Por un lado volvió los ojos hacia el cine genuinamente británico con una lección magistral de interpretación impartida por Albert Finney y Sir Tom Courtenay en La sombra de un actor (1983), en donde el propio autor teatral, Ronald Harwood, adaptó su obra para la pantalla. Ambos actores fueron nominados al Oscar; la película, el director y el guión se llevaron el premio.

Por otro lado, recogió una tendencia de cine de aventuras y ciencia ficción, en boga en la época, con Krull (1983); y en tercer lugar exploró las relaciones intercontinentales entre América y Europa a través de la historia de un periodista del New York Times en busca de sus raíces griegas en Eleni (1985). Protagonizada por John Malkovich y Kate Nelligan, la película se basó en el libro homónimo escrito por Nicholas Gage.

Tras esta serie de compromisos, Peter Yates se acomodó en el género de suspense, sin descuidar nunca el aspecto comercial. El período se abre con Sospechoso (1987), continúa con La casa de Carroll Street (1988) y termina con Un hombre inocente (1989). Aunque los argumentos son distintos, las tres tienen en común cierta influencia de Hitchcock y personajes incomprendidos o falsamente acusados.

Yates se desintoxicó del suspense con una comedia romántica, Year of the Comet (1991), y una historia sentimental, Roomates (1995), basada en la relación entre un abuelo de setenta y cinco años (interpretado por Peter Falk) y su nieto de seis. Volvió al rigor del cine británico en The Run of the Country (1995), en la que trabajó de nuevo con Albert Finney, con la frontera entre las dos Irlandas como escenario y la novela de Shane Connaughton como trasfondo.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información