Gengis Kan

 
Un líder admirado. Atraídos por su fama, muchos hombres acudieron de todos lados para alistarse bajo su mando y aceptar su disciplina, a la vez exigente y justa. Con un ejército de aguerridos mongoles cada vez más numeroso, el siguiente objetivo de Temujin fue la conquista de los territorios del sur, ocupados por pueblos nómadas tártaros, a los que derrotó en 1202. El emperador chino, enemigo acérrimo de los tártaros, concedió a Temujin el título de Tschaochuri (jefe absoluto de los territorios fronterizos). En el año 1203, Temujin decidió deshacerse de su antiguo y valioso aliado Toghrul Kan; atacó por sorpresa a la tribu de los keraitos con el apoyo de varias tribus del este, a las que también derrotó y expulsó de las tierras, para seguir, al año siguiente, una campaña victoriosa contra la tribu de los naimanos, en la Mongolia occidental. Temujin se erigía así en dueño y señor de Mongolia y en un líder temido y admirado que reunía las cualidades de un gran conquistador: despiadado y cruel con sus enemigos o con quien osara desobedecerle, pragmático a la hora de deshacerse de todo aquel que pudiera hacerle sombra, favorable a una rígida disciplina militar y excelente estratega y conductor de tropas. Veinte años de continuas victorias hicieron de Temujin el jefe más respetado del desierto, no sólo por el número y el valor de sus guerreros, sino también por su prodigiosa capacidad de organización. En la imagen, la estatua de Gengis Kan que preside la entrada del parlamento de Mongolia.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información