Wolfgang Amadeus Mozart

 
Constance Weber. En Viena, Mozart pudo ver de nuevo a Aloysia Weber, muchacha de la que se había enamorado en uno de sus viajes en invierno de 1777. La familia Weber, compuesta por la madre viuda y sus cuatro hijas, le recibió como antaño con los brazos abiertos, pero Aloysia se mostró un reacia a mantener su relación: había cosechado algunos éxitos como cantante, había obtenido varios contratos y desdeñaba el amor de un artista sin el porvenir asegurado. Mozart inició un noviazgo con la hermana pequeña de Aloysia, Constance, que acabó en boda el 4 de agosto de 1782. Ambos eran proclives a disfrutar de los placeres que ofrecía una ciudad como la bullente Viena de la época, y estaban poco capacitados para afrontar las dificultades de la vida cotidiana. Constance, además, a pesar de tocar el piano y cantar, no supo apreciar las enormes cualidades de su marido. Con todo, Mozart estuvo enamorado de ella desde el primer día, y fue un marido tierno y obsequioso hasta su muerte. Tuvieron seis hijos, de los cuales sobrevivieron dos, Kart Thomas y Franz Xaver. En la imagen, un retrato de Constance Weber, de autor desconocido.

Al navegar por este sitio, aceptas el uso de cookies y los anuncios personalizados Entendido Más información