Alfonso XI de Castilla

(Alfonso XI de Castilla y León, llamado Alfonso XI el Justiciero; Salamanca, 1311 - Gibraltar, 1350) Rey de Castilla y León (1312-1350). Hijo de Fernando IV y de Constanza de Portugal, accedió al trono al año de nacer y hasta su mayoría de edad (a partir de 1325) se sucedieron las discordias por el control de la regencia entre don Felipe, don Juan el Tuerto y don Juan Manuel, quienes se dividieron el reino.


Alfonso XI el Justiciero

Sus excelentes dotes de gobierno y su gran pericia militar se manifestaron en la ocupación del estrecho de Gibraltar, llevada a cabo tras la victoria del Salado (1340), en la que contó con la ayuda de los reyes de la Corona de Aragón y Portugal, y en la conquista de Algeciras (1344). La participación en la guerra de los Cien Años le supuso la ampliación del comercio de la lana y la conquista de nuevos mercados en Flandes.

Alfonso XI de Castilla reforzó durante su reinado la autoridad de la corona mediante la supresión de las hermandades y el control de la nobleza; para ello se apoyó en las ciudades, enriquecidas por el comercio lanero. Con la colaboración de las Cortes llevó a cabo una amplia una reforma legislativa que culminaría en el Ordenamiento de Alcalá (1348). Se casó con María de Portugal, de quien tuvo a su sucesor, Pedro I, y a la que relegó a un segundo plano para mantener la preeminencia de su favorita, Leonor de Guzmán, con la cual tuvo diez hijos, entre ellos Enrique II de Trastámara (futuro rey de Castilla) y el infante don Fadrique.