Pedro Armendáriz

(Ciudad de México, 1912 - Los Ángeles, 1963) Actor teatral y cinematográfico mexicano. Hijo de padre mexicano y madre estadounidense, cursó sus primeros estudios en San Antonio, Texas, y en San Luis Obispo, California. Se inició en el mundo de la interpretación participando en las obras que montaba el grupo teatral de la Universidad de California, donde seguía la carrera de derecho.

De regreso a México, su encuentro con el realizador Emilio Fernández, apodado el Indio, resultó providencial. Actor y director empezaron a colaborar en numerosas películas: Soy puro mexicano (1942), Flor silvestre (1942) y, especialmente, María Candelaria (1943) fueron los primeros filmes de una intensa trayectoria común. Bajo la guía de Emilio Fernández, Pedro Armendáriz desarrolló una inconfundible personalidad cinematográfica de fuertes rasgos nacionalistas; con frecuencia encarnó a hombres duros y viriles, a indígenas, a campesinos y a revolucionarios. Interpretó en varias ocasiones a Pancho Villa y alternó con actrices de la talla de María Félix y Dolores del Río.


Pedro Armendáriz y Dolores del Río
en María Candelaria (1943)

Con Dolores del Río formó una de las parejas legendarias de la cinematografía mexicana en la citada María Candelaria, filme que proporcionó proyección internacional no sólo al director y a sus actores sino a la misma cinematografía mexicana. La historia de una pareja de indios enfrentados al destino, narrada en clave romántica y con una belleza formal poco común, culmina con la trágica lapidación de la protagonista, víctima inocente de la culpa de su madre. La película recoge la influencia de Eisenstein y su ¡Que viva México! (1931) para desarrollar un realismo poético enraizado en la cultura indígena. Sus imágenes de paisajes y de tipos locales son comparables en intensidad expresiva a las de los grandes muralistas mexicanos: Rivera, Orozco y Siqueiros. El filme fue galardonado con la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1946.

Pedro Armendáriz rodó otros destacados títulos con Dolores del Río, entre los que sobresalen Las abandonadas (1944), Bugambilia (1944) y La malquerida (1949). María Félix fue su otra gran partenaire en películas como Enamorada (1946) o Maclovia (1948). A finales de los 40 dio el salto a Hollywood de la mano del mismísimo John Ford, que requirió los servicios de Armendáriz para El fugitivo (1947) y Fort Apache (1948), uno de sus westerns emblemáticos. Entre los numerosos reconocimientos internacionales que recibió destacan el Ariel, otorgado por la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de México (1948 y 1953), la Palma de Oro en Cannes (1946) y el León de Oro de la Bienal de Venecia (1947). El actor se suicidó en el hospital de Los Ángeles donde había ingresado para ser tratado de un cáncer.