Beyoncé

(Beyoncé Giselle Knowles; Houston, 1981) Cantante de rhythm and blues, pop y soul estadounidense. Integrante de Destiny’s Child, el grupo femenino de R&B más famoso de la historia, con más de 33 millones de discos vendidos en todo el mundo, su carisma, su belleza y su talento la han convertido en una de las divas musicales del momento.


Beyoncé

Nacida en Houston, Texas, el 4 de septiembre de 1981, Beyoncé, a quien sus amigos llaman cariñosamente Bee y Juju, era hija de Tina Knowles, diseñadora de ropa, y de Matthew Knowles, vendedor de instrumental neuroquirúrgico. Ya de pequeña demostró ser una niña creativa e inquieta. Empezó a cantar a los cuatro años, y la primera vez que se subió a un escenario supo que de mayor querría dedicarse al espectáculo.

No sorprende, pues, que con apenas nueve años decidiera montar su primer grupo musical. Tras varias formaciones embrionarias con varias amigas del vecindario que no fructificaron (Girl Tyme, Something Frehs, Cliche y The Dolls), su padre, Matthew, convencido de las aptitudes y de las posibilidades de la niña, decidió convertirse en su productor, manager y mentor musical. Surgió así Destiny’s Child. Junto a Beyoncé, completaban el grupo su prima, Kelly Rowland, LaTavia Robertson y LeToya Luckett.

El cuarteto femenino actuaba en clubs de Houston (fueron teloneras de artistas de R&B como SWV, Dru Hill e Immature), hasta que en 1997 logró fichar por Columbia Records. “Mi padre se convirtió en nuestro manager cuando teníamos once y doce años, y siempre nos buscaba actuaciones. Actuábamos una vez por semana y en verano dos veces a la semana. Mi madre se encargaba del vestuario y de los peinados”, relataría la artista años después.

Destiny’s Child

Tras fichar por Columbia Records, el grupo apareció en la banda sonora de la película Men in black con un tema, Killing time (1997), pero sería el single No, No, No, perteneciente al álbum Destiny’s Child, el que las introduciría con fuerza en el panorama musical. El tema se convirtió en todo un éxito: fue número 1 en la lista de R&B/hip-hop singles de Billboard, llegó al número 3 en el Hot-100 y se vendieron cerca de un millón de ejemplares.

A este éxito le siguió rápidamente la publicación en 1999 de The writing’s on the wall, del que se vendieron más de 10 millones de ejemplares en todo el mundo, con tres éxitos en el Top 10: Jumpin, Jumpin; Bills, Bills, Bills, single que se mantuvo nueve semanas en el número 1 en la cartelera de Billboard de sencillos R&B; y Say my name, por el que consiguieron los premios Grammy a la mejor canción de R&B y a la mejor interpretación R&B por un dúo o grupo.


Beyoncé en concierto

A principios de 2000, una serie de problemas internos provocó que LaTavia y LeToya abandonaran el cuarteto y que fueran sustituidas por Michelle Williams y Farrah Franklin. Esta última, no obstante, dejó el grupo unos meses más tarde, y fue entonces cuando Destiny’s Child se convirtió definitivamente en trío.

Ese mismo año publicaron nuevo disco, Survivor, que pronto se encaramó a lo más alto de las listas, alcanzando el doble platino en tan sólo cuatro semanas, con ventas similares a las de su anterior trabajo, y que consolidaría al trío en la meca del R&B. Tras este éxito clamoroso, las integrantes del grupo decidieron hacer un alto en el camino para dedicarse a proyectos en solitario, lo que empezó a extender rumores sobre sus posibles desavenencias y su disolución.

Para alivio de los fans, el trío se reuniría en 2004 y publicaría su cuarto álbum, Destiny Fulfiller. Producido por Beyoncé y Rodney Jerkins, era el disco más maduro de la formación, que durante cinco meses recorrió el mundo con el Destiny Fulfilled and Lovin’ it Tour, ofreciendo 75 conciertos en 16 países. Y fue precisamente en el marco de esta gira cuando, el 11 de junio de 2005, en Barcelona, en pleno éxito y en el punto álgido de su carrera, las componentes de Destiny’s Child anunciaron su separación definitiva.

El palmarés del grupo era brillante: varios Grammy, el Artista Billboard del Año, el premio Imagen NAACP, un American Music Award y un premio MTV. Muchos de los éxitos cosechados estaban coescritos y coproducidos por la propia Beyoncé, quien en 2001 recibió el premio ASCAP a la mejor compositora pop del año, convirtiéndose en la segunda mujer en la historia (la primera afroamericana) en obtener este galardón.

Trayectoria en solitario

En 2003 Beyoncé presentó su primer disco en solitario, Dangerously in love, en el que ejercía de compositora, cantante, productora (junto a su inseparable padre) y mezcladora. Beyoncé consideraría el disco “una oportunidad de crecer como compositora y cantante”. Contó para esta aventura con un amplio repertorio de colaboradores, incluido su novio, el cantante de rap Jay-Z (con quien interpretaba a dúo Crazy in love), Sean Paul, Missy Elliott, Mark Batson, Mario Winans, D-Roy & Mr. B, Big Boi de OutKast, Rich Harrison, Fanatic, Scott Storch y el legendario Luther Vandross en The closer I get to You.

Dangerously in love fue número 1 y multiplatino (vendió 11 millones de ejemplares en todo el mundo, más de 100.000 sólo en España), y obtuvo cinco premios Grammy en 2004, incluidos los de mejor álbum de R&B contemporáneo y mejor canción de R&B por Crazy in love. Con este triunfo, la intérprete igualaba el record alcanzado por Lauryn Hill (1999), Alicia Keys (2001) y Norah Jones (2002) en número de Grammys logrados en un solo año por una artista femenina.

Tocada por la varita mágica del éxito, Beyoncé publicó su segundo álbum en solitario, B’Day, en septiembre de 2006, coincidiendo con su 25º cumpleaños. Compuesto, arreglado y coproducido por la artista, el disco contaba nuevamente con colaboradores estelares en la producción (Rich Harrison, The Neptunes, Swizz Beatz y Rodney Jerkins) y con Jay-Z entre los artistas invitados.

Paralelamente a su carrera musical, Beyoncé inició con el nuevo siglo una pujante carrera como actriz, con su intervención en la película de MTV Carmen: A Hip Hopera (2001) de Robert Townsend. Más tarde, exhibiría su vis cómica con el papel de Foxxy Cleopatra en la película Austin Powers en Miembro de Oro (2002), de Jay Roach, protagonizada por Mike Myers. Participó además en The Fighting Temptations (2003) de Jonathan Lynn, y en un remake de La Pantera Rosa (2006) de Shawn Levy, con Steve Martin.

Pero el papel más importante hasta la fecha le llegaría con Dreamgirls (2006), de Bill Condon, un filme basado en el musical de Broadway de idéntico título e inspirado en el célebre trío de la década de 1960 The Supremes. La líder de este nuevo trío cinematográfico no podía ser otra que Beyoncé (Deena Jones), que aparecía en el reparto acompañada por estrellas como Jamie Foxx y Eddie Murphy.


Beyoncé como Deena Jones en Dreamgirls (2006)

Beyoncé, que ha incursionado como modelo para L'Oréal, planea actuar en un filme al año y grabar un disco cada dos. Dice que su meta es alcanzar un Oscar o un Tony. Y quiere unirse al elenco de estrellas de la música que no sólo tienen discos en el mercado, sino también objetos, como lencería o perfumes. Admiradora de Steve Wonder y de Wyclef Jean, su plato preferido es el pollo frito, y se desplaza en un Jaguar descapotable.