Boutros Boutros-Ghali

(El Cairo, 1922) Político y diplomático egipcio que fue secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre 1992 y 1996, convirtiéndose en el primer africano y en el primer árabe en asumir dicha responsabilidad.

Nacido en el seno de una de las familias coptas más influyentes de Egipto, se graduó en la Universidad de El Cairo en 1946. Marchó después a París para realizar estudios de derecho internacional en la Sorbona, donde se doctoró en 1949. De regreso a su país, trabajó como profesor de derecho internacional en la universidad de El Cairo, pasando luego a diversas universidades e instituciones de Estados Unidos, Europa, India, Oriente Medio y África. Durante estos años cultivó asimismo el periodismo y el ensayo literario sobre cuestiones de derecho internacional.


Boutros Boutros-Ghali

En octubre de 1977 fue nombrado ministro de Estado para asuntos exteriores del gobierno egipcio y al mes siguiente acompañó al presidente Anwar al-Sadat en su histórica visita a Israel, primera de un jefe de Estado árabe. La habilidad y experiencia política de Boutros-Gali desempeñaron un papel determinante en las negociaciones que llevaron a la firma de los acuerdos de Camp David y a la paz árabe-israelí de 1979. En 1991 pasó a ocupar el puesto de viceprimer ministro del gobierno egipcio.

Sus años en el gobierno de Egipto le convirtieron en un experto mundial en el desarrollo del Tercer Mundo. Ha plasmado sus reflexiones sobre esta cuestión en diversas obras ensayísticas acerca de la desigual distribución de la riqueza en el globo y de la importancia del control sobre los recursos hidráulicos en la estabilidad política de África y Oriente Próximo. Asimismo, su trabajo en el gobierno de El Cairo le convirtió en un mediador privilegiado en diversos conflictos africanos. En 1990 intervino en las conversaciones que llevaron a la liberación de Nelson Mandela, que selló la caída del apartheid en Sudáfrica.

Su prestigio como mediador y hábil diplomático le llevó a la secretaría general de la ONU en noviembre de 1991, sustituyendo al peruano Pérez de Cuéllar por designación del Consejo de Seguridad. El 1 de enero de 1992 tomó posesión de su cargo para un mandato de cinco años. Su nombramiento coincidió con una época crítica, pues la ONU se enfrentaba al reto de superar sus problemas económicos internos y de asegurar su papel mediador en el contexto internacional abierto tras la caída de la política de bloques.

Desde el inicio de su mandato dejó sentir su interés prioritario por el desarrollo de los países del Tercer Mundo. En julio de ese mismo año declaró su convicción de que los miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se preocupaban de forma excluyente de los conflictos que afectaban al Primer Mundo. Estas declaraciones causaron una importante polémica en el seno de la ONU, ya que fueron hechas en el momento en que el Consejo de Seguridad consideraba la intervención en la guerra de la ex-Yugoslavia, mientras el sangriento conflicto de Somalia quedaba relegado como objetivo no prioritario de la política de Naciones Unidas.

En ambos conflictos mediaría Boutros-Gali, tomando decisiones que a menudo fueron polémicas. En noviembre de 1992 apoyó el envío de tropas estadounidenses de pacificación a Somalia. La presencia occidental en ese país africano se prolongó hasta 1995, cuando se retiraron las últimas tropas de cascos azules de la ONU, dejando tras de sí un rastro de destrucción y barbarie que escandalizó a la opinión pública internacional.

También medió Boutros-Gali en la guerra de la antigua federación yugoslava. Intentó promover diversos planes de paz con el acuerdo de Estados Unidos y la Unión Europea, sin obtener resultados ciertos. Finalmente, la ONU quedó relegada a un segundo plano en las negociaciones que llevaron a los Acuerdo de Dayton en noviembre de 1995. Este fracaso de la ONU constituyó no sólo la principal derrota diplomática de la carrera de Boutros-Gali, sino el principio del eclipse internacional de Naciones Unidas, que desde mediados de los años noventa ha sido sustituida progresivamente por el intervencionismo de Estados Unidos, la Unión Europea y el órgano militar de ambos: la OTAN.

Al finalizar su mandato en 1996, Boutros-Gali decidió no presentarse a la reelección. Fue sustituido por Kofi Annan, un diplomático ghanés formado en la ONU. En noviembre de 1997 fue nombrado primer secretario general de la Francofonía, organización que reúne a gran parte de los países que sufrieron el colonialismo francés.