Kobe Bryant

(Filadelfia, 1978) Jugador de baloncesto estadounidense, uno de los mejores anotadores en la historia de la NBA. Ganador de tres anillos, vivió a la sombra de la monumental figura de Shaquille O’Neal en Los Ángeles Lakers. La marcha de éste al Miami Heat le obligó a demostrar que, sin el mejor pívot-anotador del mundo, podía convertir de nuevo en campeón a Los Ángeles Lakers, el equipo de su vida.


Kobe Bryant

Fue el benjamín de los tres retoños de Joe JellyBean Bryant y de Pamela Cox, hermana del baloncestista John Chuby Cox. El baloncesto se respiraba en el ambiente familiar. Hasta sus dos hermanas mayores, Sharia y Shaya, practicaban en la calle con sus amigos. Su progenitor fue un notable baloncestista profesional que en la década de 1970 destacó en los 76ers de San Diego y Houston. Fue, sin embargo, un jugador defensivo que trabajaba para abrir espacios. Apuró su carrera en Italia, adonde se llevó a su familia. Jugó en varios equipos durante siete años, por lo que Kobe estudió primaria en italiano.

Más que al baloncesto, en el colegio jugaba al fútbol, aunque su padre le compró una canasta para obligarle a practicar su deporte favorito. En este sentido, fue protagonista de un hecho insólito: en el All-Star de la Liga italiana, en el que participaba su padre, Kobe, con tan sólo ocho años, desafió en el concurso de triples a J. J. Anderson, recién salido de la Universidad de Bradley, al que derrotó ante la incredulidad del público.

En 1991 la familia regresó a Estados Unidos y se instaló en una elegante urbanización de Filadelfia, donde Kobe estudió en el Instituto Lower Merino. Se dedicó por completo al baloncesto y se propuso llegar a la NBA, como le manifestó a su profesor. Con el equipo de secundaria anotó un promedio de 30,9 puntos, 12 rebotes y 6,5 asistencias por partido.

Por aquella época juvenil ya dio muestras de que era un jugador singular: batió el récord de anotación del Southeastern Pennsylvania que ostentaba el mítico Wilt Chamberlain por más de 500 puntos; el USA Today lo designó mejor jugador de instituto del año, y consiguió asimismo el trofeo nacional Naismith al jugador del año. Era un líder nato que tenía incluso la osadía de salir con la cantante de soul Brandy Norwoord.

En 1995 era el jugador que querían todas las universidades del país, pero, tras haber realizado unas pruebas con el 76ers de San Diego, donde jugó su padre, el entonces entrenador, John Lucas, confirmó que Kobe estaba preparado para saltar directamente a la NBA.

Pasó, pues, directamente del instituto a la NBA, sin el paso previo de la universidad, “porque mi padre ha sido mi verdadera universidad”. Hasta entonces sólo tres jugadores habían dado este salto precoz y fracasaron. Pero Kobe confiaba en sus fuerzas y en su talento. Probó con éxito en varios equipos, entre ellos Los Ángeles Lakers, que estaba reconstruyendo la plantilla en torno a la figura de O’Neal, pero a la sazón el Charlotte Hornets sorprendió eligiéndolo en el número 13 de la primera ronda del Draft, cuando lo normal hubiese sido en la segunda. Aun así, el padre presionó para que finalmente recalara en el equipo californiano, que para ello traspasó a Vlado Divac al equipo de Carolina del Norte. Kobe contaba sólo diecisiete años, y firmó un contrato de 3,5 millones de dólares por temporada.

El 3 de noviembre de 1996, con 18 años, debutó en la NBA frente a Minnesota. Aunque en su primer año de rockie una serie de lesiones le impidió mostrar su valía en un equipo plagado de estrellas, a finales de la temporada, en el partido All-Star de los rockies, gozó de un momento de gloria puntual: con un actuación soberbia (31 puntos) se proclamó vencedor del concurso de mates.

En su segunda temporada se marcó ya unas metas muy altas: equipararse al mítico Michael Jordan, a quien se enfrentó por primera vez sin el concurso de O’Neal. Kobe se pasó la mitad del partido pidiéndole consejos a Air Jordan, quien no permitió que su imitador lo superara. Kobe marcó 33 puntos y Jordan 36. Aun así, Kobe odia que le denominen Michael Jordan II, porque él quiere ser sólo el primer Kobe Bryant.

Las estadísticas de su trayectoria deportiva son espectaculares, a pesar de que en Los Ángeles Lakers vivió bajo la sombra de la figura colosal de Shaquille O’Neal, con el que tenía sus roces dentro y fuera de la pista, hasta que en 2005 O’Neal fichó por el Miami Heat. Con los Lakers fue campeón de la NBA en tres temporadas consecutivas (2000, 2001 y 2002). En 2000 renunció a participar en los Juegos Olímpicos para casarse con su novia del instituto, Vanessa Lane, que le daría dos hijas, Natalia Diamante (2003) y Gianna Maria-Onore (2006).

En su palmarés destacan otros logros singulares. Fue el jugador más joven de la historia en alcanzar los 10.000 puntos (24 años y 193 días). Ha superado la barrera de los 50 puntos en nueve partidos. Fue el primer jugador en 41 años en lograr 45 puntos en cuatro partidos consecutivos en la temporada 2005-2006. En el All-Star de 2002 fue elegido el MVP, es decir, el jugador más valioso entre todas las figuras de la NBA. El 8 de enero de 2003 se convirtió en el primer jugador que conseguía 12 triples, 9 de ellos consecutivos, y el 21 de diciembre de 2005, en un partido ante Dallas Mavericks, anotó 62 puntos en tres cuartos.

Pero su mejor marca hizo correr ríos de tinta. El 22 de enero de 2006, en un partido frente a los Toronto Raptors, consiguió la segunda mejor marca anotadora de la historia, con 81 puntos, sólo superada por los 100 puntos que el considerado mejor jugador de la historia junto a Jordan, Wilt Chamberlain, consiguió el 2 de marzo de 1962, cuando las defensas no eran tan agresivas.

La posibilidad de llegar a liderar un equipo campeón de la NBA ya no debe parecer tan lejana a Bryant desde que, a mitad de la temporada 2007-2008, aterrizara en Los Ángeles Lakers un jugador tan desequilibrante como él mismo: Pau Gasol. La pareja Bryant-Gasol se reveló de inmediato como un tándem perfectamente compenetrado y de letal efectividad, al que hay que atribuir el mérito de llevar a Los Ángeles Lakers a la final de la NBA. Pese a caer derrotados en la final frente a los Boston Celtics, las expectativas que despertó el buen juego del equipo han convertido a los Lakers en firmes candidatos a campeones de la mejor liga del mundo; un título que, de seguir en la misma línea, podría llegar en las próximas temporadas.


Kobe Bryant y Pau Gasol

Pese a su brillante palmarés, en la trayectoria personal de este mítico jugador planea una sombra: en julio de 2003 fue acusado formalmente de agresión sexual. Bryant reconoció que había cometido adulterio con una joven de veinte años, pero con el consentimiento de ella, que se negó a testificar contra el jugador. Poco después de que se difundiera la noticia, el juez encargado del caso, Terry Ruckriegle, retiró los cargos. A pesar de ese incidente, su matrimonio con Vanessa, a la que pidió perdón, no se resintió.

Entre otros negocios, Kobe es propietario, desde 1999, del equipo de baloncesto italiano Adecco Milano, del que su padre es presidente. Le encanta la música rap, hasta el punto de que llegó a grabar un disco, Vision. Además, en las concentraciones se dedica a la lectura y a escribir poemas. Pero su gran reto de futuro es liderar a Los Ángeles Lakers para que recuperen el anillo de campeones sin el concurso de su gran rival personal, Shaquille O’Neal. Su gran patrocinador es Adidas, del que recibe unos 5 millones de dólares anuales.