Joaquim Alberto Chissano

(Chibuto, 1939) Político mozambiqueño. Miembro de la etnia Shangana, al concluir los estudios primarios Chissano fue uno de los pocos de su raza en ser admitido en la principal escuela de bachiller superior de la entonces Lourenço Marques, actual Maputo. Allí se unió a una organización estudiantil formada por Eduardo Mondlane, padre de la lucha por la independencia frente a Portugal, e integrada sobre todo por miembros de la pequeña burguesía negra. En 1959 Chissano se convirtió en presidente de la organización.

Un año después se trasladó a Lisboa para estudiar la carrera de Medicina, pero a los pocos meses abandonó sus estudios para dedicarse por entero a la lucha por la independencia de su país. Sus actividades políticas le valieron la expulsión de Portugal y el exilio en París, donde fundó la Unión Nacional de Estudiantes Mozambiqueños.

En 1962 Eduardo Modlane fundó en Tanzania el Frente de Liberación de Mozambique (FRELIMO), y Chissano fue uno de los primeros en sumarse a sus filas. Dos años después, el FRELIMO declaró la guerra a Portugal y se alió políticamente al marxismo-leninismo, lo que le valió la ayuda económica y militar de la entonces Unión Soviética, los países del Pacto de Varsovia y China. A partir de 1963 Chissano se encargó dentro de FRELIMO del área de educación; fue secretario y presidente jefe representativo en Der-as-Salaam (1969-1974) y miembro del comité central y de la comisión ejecutiva.

Tras el asesinato de Mondlane, en 1969, Chissano desarrolló una estrecha amistad con el nuevo líder del FRELIMO, Samora Machel. En 1974, y tras el golpe de estado de Portugal, Chissano negoció con Samora Machel y Marcelino dos Santos los acuerdos de Lusaka, por los que Portugal reconoció la independencia a la ex colonia africana. En este período estuvo encargado también de preparar el traspaso de poderes y en 1974 fue primer ministro del gobierno de transición, hasta que en 1975 fue nombrado ministro de Asuntos Exteriores del nuevo gobierno, presidido por el líder Samora Machel.

Chissano ocupó ininterrumpidamente la cartera de Exteriores, cargo desde el que, sin perturbar las relaciones con sus aliados de la órbita socialista, abrió nuevos lazos con Occidente para obtener ayuda humanitaria y económica. También desplegó una vasta campaña diplomática para convencer a Occidente de que la RENAMO, que en 1976 había declarado la guerra al gobierno mozambiqueño, no era más que una banda armada de terroristas financiada por la autoridades racistas de Pretoria.

El 3 de noviembre de 1986 fue nombrado presidente de Mozambique, tras la muerte del anterior jefe de Estado, Samora Machel, fallecido el 19 de octubre del mismo año, cuando su avión se estrelló en extrañas circunstancias, en el norte de Sudáfrica. Chisssano, que además pasó a ocupar los puestos de jefe de Estado y de las Fuerzas Armadas, destacó en su primer discurso presidencial los temas de su política: la lucha contra el tribalismo, la unidad nacional y el socialismo, dando prioridad al saneamiento económico del país.

Sin embargo, entre 1984 y 1987 la guerra civil se intensificó y Chissano, pese a su talante marxista-leninista, buscó la cooperación de Estados Unidos para poner fin al conflicto. En 1989, el FRELIMO abandonó el marxismo-leninismo y Chissano propuso entablar negociaciones de paz con la RENANO. Un año después, el 15 de agosto, el Gobierno de Maputo legalizó el multipartidismo y tres meses después, el 30 de noviembre, entró en vigor la actual Constitución. En junio de ese año, y con motivo del decimocuarto aniversario de la independencia de su país, Chissano pidió a la comunidad internacional que apoyara los esfuerzos de su Gobierno para alcanzar la paz de Mozambique.

Tras casi 17 años de guerra civil, el presidente Chissano y el líder de RENAMO, Alfonso Dlakama, firmaron el 4 de octubre de 1992, en la sala de conferencias del palacio de la Farnesina, sede del ministro italiano de Asuntos Exteriores, el acuerdo de paz, bajo supervisión de Naciones Unidas. El acuerdo fijaba la celebración de elecciones democráticas para finales de 1994. Ya a mediados de 1993 se inició la operación de repatriación de los aproximadamente 1,2 millones de mozambiqueños refugiados en el exterior, y en noviembre de ese año el FRELIMO y la RENAMO acordaron la desmovilización de sus respectivas tropas y la creación de un nuevo Ejército unificado integrado por 30.000 hombres a partes iguales.

Posteriormente, los días 27 y 28 de octubre de 1994, se celebraron las primeras elecciones democráticas en Mozambique, y en ellas Chissano, candidato a la presidencia por el Frente de Liberación de Mozambique, resultó elegido presidente. El 8 de diciembre de 1994 se constituyó el nuevo parlamento mozambiqueño, formado por 250 diputados, y el día 9 Joaquín Chissano tomó posesión como primer presidente de la ex colonia portuguesa, elegido en comicios plurales.