Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Hillary Clinton

(Hillary Diane Rodhman; Chicago, 1947) Abogada y política estadounidense, esposa del presidente demócrata Bill Clinton (1993 - 2001) y secretaria de Estado en la administración de Barack Obama. Hija de Hugh y Dorothy Rodham, cursó su educación primaria y secundaria en el Wellesley Collage de su ciudad natal, donde destacó tanto por su excelente historial académico como por su participación en la representación del alumnado.


Hillary Clinton

Tras finalizar su educación secundaria ingresó en 1969 en la Universidad de Yale (New Haven, Connecticut), donde se matriculó en Derecho. De aquella época, en la que volvió a destacar por la dirección de una de las revistas de la universidad, data su primer encuentro con su futuro esposo, Bill Clinton. Una vez graduada como doctora en Derecho (1974), comenzó a trabajar en Cambridge para la Children's Defense Fund. Desde entonces dedicó gran parte de su actividad a labores de apoyo y mejora de la calidad de vida de la infancia. Al mismo tiempo ingresó en el consejo directivo de la compañía de distribución Wal-Mart, cuyas responsabilidades compaginó con otras actividades empresariales.

En 1975 contrajo matrimonio con Bill Clinton. Su única hija, Chelsea, nació en 1980. Poco tiempo después el matrimonio se trasladó al estado de Arkansas, donde comenzó a fraguarse la carrera política de su esposo. Allí Hillary impartió clases de derecho en la universidad estatal. En 1978 Bill Clinton fue elegido gobernador de Arkansas, y su consorte, convertida en primera dama del estado, fue designada por el entonces presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter, como miembro de la Legal Service Corporation, organismo no lucrativo creado por el Congreso estadounidense para asegurar el acceso de todos los ciudadanos a la asistencia legal.

La brillante carrera de Hillary Clinton no pasó desapercibida para algunos medios, que la incluyeron entre los cien abogados más influyentes del país en los años 1975, 1979, 1988 y 1991. En esta etapa como primera dama de Arkansas combinó sus actividades laborales con el apoyo a distintas organizaciones relacionadas con la infancia: fue presidenta del Comité Educativo de Arkansas, participó en labores asistenciales en el Arkansas Children´s Hospital y cofundó un servicio público de asistencia legal para familias y niños.

En la campaña para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre de 1992, que llevarían al candidato demócrata Bill Clinton a la Casa Blanca, Hillary Clinton hubo de jugar un importante papel. Durante esa campaña, Hillary hizo frente a las afirmaciones de la ex-cantante de cabaret Jennifer Flowers, que aseguró haber mantenido relaciones con Bill Clinton durante doce años. Hillary manifestó: "No estoy aquí como la pobre mujercita que viene a salvar a su marido. Estoy aquí porque lo quiero, lo respeto por lo que ha pasado y por lo que hemos pasado juntos... Si eso no es suficiente para la gente, pues que no le voten". Con esta declaración se ganó la simpatía de muchas mujeres americanas. De hecho, uno los reclamos electorales era "Votad al marido de Hillary".

La victoria de su marido y del grupo demócrata la convirtió en la primera dama de Estados Unidos. El 20 de enero de 1993, tras la fiesta por la toma de posesión de Bill Clinton como 42º Presidente de los Estados Unidos, la familia Clinton trasladó su residencia a la Casa Blanca. Hillary representó desde el principio al sector más avanzado de las norteamericanas y rompió con el arquetipo tradicional. Sobre el protagonismo de las mujeres en la vida pública aseguró que había nacido "un nuevo orden mundial en la relación entre los sexos". Mujer de carácter, que no sabe permanecer quieta ni tolera intromisiones en su vida privada, tuvo algunos enfrentamientos con periodistas. Por todo ello fue criticada por quienes defendían un papel más tradicional para la primera dama.

Después de jurar su cargo, el presidente Clinton la eligió para dirigir una comisión especial sobre la reforma de la sanidad, el sector más innovador del programa presidencial durante su primer año en el cargo. En septiembre de 1994, un año después de que la comisión especial hubiera presentado su informe, y después de que varios comités del Congreso propusieran planes alternativos, se anunció que no podía acordarse ninguna propuesta sobre sanidad, y el informe se archivó. Tras este importante revés, Hillary Clinton decidió ocupar un papel sin trascendencia pública.

El 6 de noviembre de 1996 fue reelegido Bill Clinton como presidente de Estados Unidos, frente al republicano Bob Dole. Hillary aprendió a mirar a su marido de una forma embelesada en cada discurso y ofreció una imagen sumisa para acercarse más a lo que en Estados Unidos se entiende por primera dama. Pero entonces estalló el llamado caso Lewinski, un escándalo sexual que puso en riesgo la segunda presidencia de su marido.

Hillary tuvo que enfrentarse a uno de los peores momentos de su vida pública y privada: las acusaciones contra su marido de perjurio y obstrucción a la justicia tras haber ocultado su relación adúltera con una becaria de la Casa Blanca. En una primera comparecencia ante el Congreso, el presidente de los Estados Unidos negó cualquier tipo de relación con la joven becaria, en un intento de salvar su matrimonio y no enturbiar una imagen pública positiva. Finalmente, y ante el Gran Jurado, Bill Clinton reconoció su relación, acorralado por las numerosas pruebas.


Con Barack Obama

Este hecho convirtió a su marido en el segundo presidente de la historia de Estados Unidos que se enfrentaba a un proceso de destitución, del que finalmente salió airoso. A Hillary no le faltaron las señales de apoyo y solidaridad de gran parte de la sociedad e incluso de numerosas mujeres, líderes de opinión, de otros países. Lejos de amedrentarse, la primera dama saltó a la primera línea de defensa de su marido, al que acompañó en todo momento durante la votación del Senado sobre su destitución.

En 2000 fue elegida senadora por el estado de Nueva York, cargo para el cual volvió a ser votada en 2006. Luchadora infatigable y ambiciosa, a inicios de 2007 hizo pública su intención de presentarse a la nominación demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Tras unas intensas elecciones primarias en el seno del Partido Demócrata, en junio de 2008 decidió retirar su candidatura a la presidencia, después de que su contrincante, Barack Obama, consiguiera la mayoría de votos necesaria para la nominación. Tras ganar las elecciones de 2008, Barack Obama la eligió para desempeñar el cargo de secretaria de Estado.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos