Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Dimitri V

Zarévich de Rusia (?, 1583 - ?, 1591). Hijo menor de Iván IV el Terrible, debía haber sido el sucesor de su hermano Teodoro I; pero murió cuando era aún un niño, se supone que asesinado por instigación del regente Boris Godunov, quien prefería gobernar con el demente Teodoro y hacerse con la Corona cuando éste muriera (como hizo en 1598).


Detalle de un retrato imaginario del
zarévich Dimitri V (óleo de Nésterov)

La misteriosa desaparición de Dimitri dio lugar a la leyenda de que seguía vivo, unida a la esperanza de que volvería para restaurar la dinastía de los Ruríkidas frente al usurpador Boris. Durante el periodo de desórdenes que siguió a la elección de Boris como zar (1601-13) aparecieron varios falsos Dimitri, impostores que se hicieron pasar por el príncipe asesinado.

El más importante fue Grichka Otrepeiev (1580-1606), un antiguo monje polaco que organizó una rebelión contra el zar en Rusia en 1604. Consiguió apoyo del papa y del rey de Polonia, que esperaban ponerle en el Trono para extender su influencia sobre Rusia. Efectivamente, derrotó a Boris Godunov y se hizo coronar zar en 1605; pero a su vez fue destronado -y asesinado- por una revuelta que provocó su política dictada desde Polonia.

Hubo un segundo Dimitri falso, llamado el Bandido de Tuchino (?-1610). Fue aclamado como zar por una rebelión de cosacos y campesinos en 1607, apoyada también por el rey de Polonia. Cuando se hallaba cerca de Moscú, hubo de retirarse ante la amenaza de un ejército sueco que vino en ayuda del zar y de los boyardos. Murió en un accidente de caza.

El tercer falso Dimitri fue el diácono Sidorka (?-1612), que encabezó otra rebelión de los cosacos en Narva en 1611. Una traición le dejó en manos del zar, que le mandó ejecutar.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos