Carlos Drummond de Andrade

(Itabira, Brasil, 1902-Río de Janeiro, 1987) Poeta y narrador que figura entre los más grandes líricos brasileños del siglo XX y cuyo libro Alguma poesia dio inicio a la renovación del modernismo en su país. A pesar de que se graduó de farmacéutico, se ganó la vida como periodista y funcionario público. En 1925 fundó, con otros escritores, A Revista, alrededor de la cual se formó el núcleo modernista de Minas Gerais. En esos años entró en contacto con los líderes del movimiento en São Paulo, los escritores Mário de Andrade y Oswald de Andrade y la pintora Tarsila do Amaral. Como alto funcionario del Ministerio de Instrucción Pública, en 1934 se trasladó a Río de Janeiro, donde continuó su actividad periodística, colaborando desde 1954 en el Correio da Manha, y, a partir de 1969, en el Jornal do Brasil.


Carlos Drummond de Andrade

Carlos Drummond de Andrade inició su actividad literaria militando en las filas del modernismo, propugnando el retorno a la realidad y rechazando toda forma de influencia extranjera en la cultura brasileña. En su primera obra, Alguma poesia (1930), domina, en efecto, la poesía de la vida cotidiana y local. Las costumbres y tradiciones de su tierra natal son evocadas sin hacer ninguna concesión al lirismo romantizante, refrenado por una fina ironía, que se revelará como una constante de sus obras.

En Brejo das almas (1934), el lenguaje poético se hace más personal, acentuándose el "humour" e iniciándose el proceso de introspección que le conducirá, mediante la superación del sentido de la soledad y de la consiguiente desazón, a la necesidad de acercarse a los demás hombres. Expresiones poéticas de este acercamiento son Sentimento do mundo (1940), Poesias (1942) y A rosa do povo (1945), uno de los mejores ejemplos de poesía social y popular de la literatura brasileña, obras todas ellas en las que el poeta denuncia la deshumanización del mundo y, al mismo tiempo, manifiesta su confianza en el advenimiento de un mundo mejor.

Con A rosa do povo madura el lenguaje modernista del autor y se anuncia, con unas formas expresivas y experiencias técnicas nuevas, la creación de un lenguaje personal y universal a un tiempo. Disminuye el tono coloquial, mientras que aumenta el empleo de la metáfora. Eliminada cualquier forma enfática o retórica, la energía de la expresión y el lirismo surgen de continuos contrastes temáticos, del ritmo, de asociaciones sorprendentes y del "poder de la palabra", estricta y depurada.

Surgen de este modo Claro enigma (1951) y Fazendeiro do ar (1954), poemarios en los que se atenúa la violencia de la denuncia. Los últimos volúmenes publicados, entre ellos Poemas (1959), Liçao de coisas (1962), Versiprosa (1967), Menino antigo (1973) y As impurezas do branco (1973), vuelven a confirmar la conciencia artística de su autor, y la constancia de su búsqueda formal y semántica.

Idénticas cualidades se manifiestan en sus obras en prosa, a menudo poética, con las que ofrece un modelo tanto del lenguaje coloquial brasileño como del lenguaje literario moderno. Además de Confissoes de Minas (1944), su primer libro en prosa, Drummond de Andrade publicó Contos de aprendiz (1951) y otros volúmenes de crónicas y de ensayos, como Fala, amendoeira (1957), Cadeira de balanço (1966), O poder ultrajoven e mais 79 textos em prosa e verso (1972), De noticias e nao noticias faz-se a crónica (1966) y Os dias lindos (1977).