Germaine Dulac

(Amiens, 1882 - París, 1942) Crítica y directora cinematográfica francesa que llegó a ser, junto con Louis Delluc, una de las figuras clave de la vanguardia francesa de los años veinte, fundamentalmente en la denomanida Escuela Impresionista.

Militante feminista desde su juventud y periodista de gran rigor y crítica, Germaine Dulac se adentró en el mundo del cine en un momento de gran inquietud creativa, aunque sus primeros trabajos a partir de Soeurs enemies (1915) no demostraron nada especial. Fue a partir de La fête espagnole (1920) cuando su nombre comenzó a sonar con gran intensidad en el ámbito cinematográfico francés.


Germaine Dulac

Buena parte de su obra surgió de la autofinanciación, dado que los planteamientos y temas que elegía no resultaban atractivos para los productores de la época. Era una etapa de teorización, de análisis y reflexión sobre el lenguaje y su aplicación creativa a la imagen en movimiento, en la que buscó, junto con otros coetáneos, situar al cine en un contexto artístico de relieve y cimentar a la vez su propia especificidad.

Sus técnicas cinematográficas preferidas eran la utilización del efecto "flou" y la sobreimpresión, que quedan patentes en uno de sus títulos más subjetivos: La souriante Madame Beudet (1923). Sus películas fueron el campo de una constante experimentación; Dulac las utilizó como una vía de escape para sus propias inquietudes. No importa en ellas tanto el contenido como los retratos psicológicos que plasman.

Dulac colaboró a lo largo de los años veinte en diversas revistas como Cahiers du Cinéma y Cinégraphie. La coquille et le clergyman (1928) resultó ser una sorprendente apuesta surrealista que dirigió y montó Germaine con guión de Antonin Artaud, y tras su finalización fue el punto de notables controversias entre directora y guionista, posturas y enfrentamientos que generaron mucha literatura en aquellos años.

Tras este trabajo, Germaine Dulac se refugió en obras como Thèmes et variations (1928) y Étude cinématographique sur une arabesque (1929), en las que plasma su interés por el "cine puro", una línea que iba mucho más allá de sus propuestas iniciales y de sus coqueteos surrealistas. En los años treinta trabajó para los estudios Gaumont y se dedicó al documental. En los comienzos del Frente Popular puso en marcha un movimiento pasajero, "Mai 36" (Mayo del 36), cuyos fundamentos aparecieron en la publicación Ciné Liberté.