Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

John Boyd Dunlop

(Dreghorn, 1840 - Dublín, 1921) Veterinario e inventor británico que inventó y patentó las primeras ruedas de neumáticos con cámara de aire. Después de haber estudiado en la Universidad de Edimburgo la carrera de Veterinaria y de ejercer en esa misma ciudad la cirugía veterinaria, en el año 1867 se trasladó a Belfast (Irlanda del Norte), donde Dunlop se interesó por la medicina en general y sobre todo por una de sus grandes pasiones, la mecánica y los problemas relacionados con los medios de transporte.


John Boyd Dunlop

Desde el año 1845, el inglés Robert William Thomson había desarrollado la llanta de aire y obtenido una patente. Sus neumáticos estaban hechos con tejido impregnado en caucho o jutapercha. Sin embargo, estos neumáticos no se impusieron y pronto cayeron en el olvido. Fue Dunlop quien, en los pocos ratos libres de que disponía, se propuso rescatar la idea básica de Thompson introduciendo leves mejorías.

Dunlop se dispuso a desarrollar ruedas más ligeras y con una suspensión mejor para vehículos ligeros, sobre todo bicicletas, sillas de ruedas, triciclos, etc, y así abandonar las incómodas ruedas de goma maciza. Parece ser que la idea le vino por los ruegos de su hijo de nueve años Johnny. El muchacho usaba todos los días un triciclo para trasladarse a la escuela por las calles empedradas de guijarros de Belfast y se quejaba del traqueteo, ya que las ruedas estaban equipadas con bandajes de goma macizos.

Dunlop se puso manos a la obra en el año 1888. Empleó una llanta compuesta por un tubo de goma hueco envuelto por un tejido que permitía aguantar la presión del aire. Este revestimiento fue luego impregnado con goma con el propósito de protegerlo del desgaste producido por el roce con la carretera. La cámara hueca fue fijada sobre la rueda con elementos adecuados para ello, y una vez en dicha posición se inflaba con una bomba de aire, para lo cual Dunlop dotó a la cámara de un pequeño tubo equipado de una válvula sin retorno.

Los primeros experimentos tuvieron tal éxito que Dunlop contó de inmediato con el apoyo de la fábrica de bicicletas de Belfast R.W. Edfin and Fintey Sinclair Ltd. El invento fue patentado por Dunlop con el nombre de Pneu-Bicycles. Además logró convencer, al año siguiente, al corredor de carreras de bicicletas W. Hume para que participase en una competición usando sus neumáticos. A pesar de que Hume no se encontraba en su mejor momento de forma, venció con una ventaja considerable al favorito gracias a las nuevas ruedas de aire.

El invento, como era lógico suponer, atrajo de inmediato la atención de los empresarios. En última instancia, Dunlop vendió la patente a William Harvey, propietario de la Pneumatic Tire and Booth´s Cyde Agency, quien se encargó de asegurar el éxito del invento, revolucionando la construcción de bicicletas y haciendo posible el desarrollo de la naciente industria del automóvil.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos