Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Ulises Espaillat

(Ulises Francisco Espaillat; Santiago de los Caballeros, 1823 - 1878) Político dominicano que alcanzó la presidencia de la República en 1876. Farmacéutico de profesión, su orientación política se encaminó desde la juventud a la defensa de los ideales independentistas dominicanos y a la lucha por el progreso colectivo de su comunidad.

Ulises Espaillat participó activamente en la revolución de julio de 1857, que forzó la caída del gobierno de Buenaventura Báez y el regreso a la presidencia de Pedro Santana. También formó parte de las fuerzas que lucharon contra la dominación española de la isla. Se opuso a la anexión a España decretada por Santana, y luchó junto a José María Cabral y Gregorio Luperón en la guerra de Restauración (1861-1865). Su aportación, tanto económica como intelectual, fue determinante para el triunfo de la plena restauración de la República en 1866.


Ulises Espaillat

A lo largo de su trayectoria institucional ocupó el cargo de ministro de Interior y Policía en el gobierno provisional de José Desiderio Valverde (1858), la presidencia de la comisión de Relaciones Exteriores en el gabinete de Pepillo Salcedo (septiembre de 1863 - octubre de 1864), la vicepresidencia de la República durante el régimen de Gaspar Polanco (octubre de 1864 - enero de 1865) y la cartera de Justicia, Instrucción Pública y Relaciones Exteriores bajo la presidencia de José María Cabral entre 1866 y 1868. Finalmente, el 29 de abril de 1876 asumió la presidencia del país con un fuerte apoyo popular.

En el ejercicio de su breve mandato hizo gala de un talante político poco habitual en la época y trató de gobernar según los dictados constitucionales y democráticos, rodeándose de los hombres más capaces de la nación, al margen de sus adscripciones políticas. Empeñado en moralizar la administración pública, empezó por rebajar su sueldo y el de los altos funcionarios, se negó a firmar decretos de muerte, respetó la prensa y regularizó las erogaciones del gobierno. Introdujo con todo ello un modelo de gobierno poco grato para altos cargos civiles y militares acostumbrados a recibir privilegios y prebendas del poder.

Las pugnas entre los azules de Cabral y los rojos de Buenaventura Báez, junto con la bancarrota del país, hicieron imposible su gobierno. No tardaron en producirse alzamientos y revueltas contra el ejecutivo y, aunque contaba con el respaldo de la mayoría del pueblo dominicano, Espaillat solicitó a la Junta de Gobierno ser relevado en su cargo. El 5 de octubre de 1876 abandonó el Palacio Nacional y una junta gubernativa liderada por Pedro Tomás Garrido asumió el poder. Sus ideas quedaron plasmadas en Escritos de Espaillat (1909) e Ideas de bien patrio (1962), ambas publicadas después de su muerte.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos