John Atkinson Hobson

(Derby, 1858 - Hampstead, 1940) Economista británico. Fue miembro del Partido Liberal, en el que se significó por defender avanzados programas de reforma social y distribución de la renta, así como por sus estudios sobre el desarrollo del capitalismo y del imperialismo, al que consideró como una consecuencia del subconsumo.

Graduado en economía por la Universidad de Oxford, desde 1887 hasta 1897 impartió clases de literatura inglesa y economía en la University Extension Delegacy y en la London Society for the Extension University, ambas en Londres. Fue uno de los primeros economistas británicos en criticar abiertamente el control excesivo de la industria y de los medios de producción por parte de los gobiernos.

Influido poderosamente por la escuela institucionalista estadounidense, su principal aportación a la economía política fue la teoría del subconsumo o de exceso de ahorro, plasmada en la obra que escribió conjuntamente con Albert F. Mummery en 1889, titulada The Physiology of Industry (Fisiología de la industria), y que sirvió posteriormente a John Maynard Keynes para lanzar su teoría de equilibrio con desempleo. En esta obra, Hobson consideró que el exceso de ahorro y la retención del dinero no era deseable porque provocaba una considerable dominación de la demanda, circunstancia inevitable en un sistema económico capitalista.

Como complemento a esta obra, Hobson sacó a la luz en 1902 su otra obra capital, The Imperialism (El imperialismo), en la que sostuvo que la política colonialista desplegada por las grandes potencias durante la segunda etapa de la Revolución Industrial estaba causada por la incapacidad de invertir el exceso de ahorro en la propia metrópoli, hecho que obligaba a invertir en los países colonizados. Hobson lanzó la idea de la necesidad de invertir el excedente en aspectos productivos y no como beneficio de los factores productivos de mayor poder efectivo, como era la tónica general.

Para Hobson, la implantación de lo que él llamó Estado-Providencia suponía el control social de los negocios, someter los beneficios a un sistema impositivo elevado, aplicar una férrea política antimonopolio y elevar de manera generalizada los salarios para acabar con el subconsumo interior, lo que permitiría la absorción del excedente industrial. Hobson se basó en sus propias experiencias por África del Sur, donde acudió como corresponsal del Manchester Guardian durante la Guerra de los Boers, para denunciar en este libro la expansión capitalista sin límites que se llevaba a cabo en esos momentos. Estas aseveraciones fueron magníficamente aprovechadas por Lenin y Rosa Luxemburgo en sus ataques a los gobiernos burgueses-liberales.

En su tercera obra de importancia, publicada en el año 1904 bajo el título de The Industrial System (El sistema industrial), Hobson afirmó que el consumo era el que determinaba la producción industrial y no a la inversa; por este motivo rechazó de plano la posibilidad de que una bajada de precios permitiría resolver la sobreproducción. Del resto de su ingente producción merecen ser destacados los títulos The Evolution of Modern Capitalism, 1894 (La evolución del capitalismo moderno); Work and Wealth, 1914 (Trabajo y riqueza); The Economics of Unemployment, 1922 (Las economías del desempleo); y, por último, Thought in the Social Sciences, 1926 (Pensamiento en las Ciencias Sociales).

Como consecuencia a su predisposición teórica más que práctica, Hobson ha sido duramente atacado por prácticamente todos los frentes y escuelas económicas, especialmente por parte de los más ortodoxos; prueba de ello y de su nada despreciable sentido del humor lo constituyen sus memorias, escritas en el año 1938 bajo el título un tanto sarcástico de Confessions of an Economic Heretic (Confesiones de un economista herético).