Gonzalo de Illescas

(Dueñas, 1518? - 1583?) Historiador de los papas. Se le ha llegado a confundir con su homónimo fray Gonzalo de Illescas, fraile jerónimo y obispo de Córdoba que fue capellán de Juan II de Castilla y del que conservamos un retrato, obra de Zurbarán, en la sacristía del monasterio de Guadalupe.

De su obra se deduce que estudió en Salamanca, donde parece que llegó a obtener el grado de doctor en Teología, y que viajó por Italia: en 1550 visitó Venecia y en 1551 Roma. Desde 1553, fecha en la que comienza su Historia pontifical y católica, parece residir de asiento en Dueñas, ciudad de la que era beneficiado (así como abad de la colegiata de San Frontís de Zamora).

El éxito de su obra, a la que se ha tildado de excesivamente crédula y poco crítica con el material que manejaba, hizo que fuese ampliada varias veces: la primera de ellas, a cargo de Luis de Babia, que añadió las partes tercera y cuarta; la segunda ampliación se debe a fray Marcos de Guadalajara, que añadió la quinta, y la última a Juan Baños de Velasco, quien escribió la sexta parte.

De las dos partes escritas por Gonzalo de Illescas, la primera (1565) se compone de cinco libros, que abarcan desde San Pedro hasta el papa Benedicto XI (1303-1304); al final de cada libro incorporaba un capítulo dedicado a los reyes de España. La segunda (1573), de un solo libro, comprende desde Clemente V (1305-1314) hasta Pío V (1566-1572), y algunas notas sobre los comienzos del pontificado de Gregorio XIII (1572-1585). Historia Pontifical fue incluida en el índice de Libros Prohibidos (1569), en el del inquisidor Quiroga (1583) y en el de Sixto V, en 1590, pero ya no aparece en el de Clemente VIII, de 1596.

Gonzalo de Illescas también es autor de Jornada de Carlos V a Túnez, que fue publicada por la Real Academia Española con el título Jornada de Carlos V (1804), que suele figurar en los repertorios como obra independiente, aunque se trata de la primera parte del capítulo XXVII del libro VI de Historia Pontifical. Tradujo además Mística Theologica, de Sebastián Toscano (1573), y la segunda parte de Imagen de la Vida Cristiana, de Héctor Pinto (1571).