Grace Kelly

(Filadelfia, 1929 - Montecarlo, Mónaco, 1982) Actriz estadounidense. Hija de una familia de origen irlandés de holgada posición económica, en 1947 ingresó en la Academia Americana de Arte Dramático. Dos años después debutó en Broadway y en 1951 rodó Catorce horas, su primera película.


Grace Kelly

Durante los cinco años siguientes participó en una docena de filmes y se erigió en una de las más aclamadas actrices de Hollywood. De entre dichas películas, cabe mencionar Mogambo (1953) y La angustia de vivir (1953), por la que fue galardonada con un Oscar, así como varios de los filmes que rodó a las órdenes de Alfred Hitchcock, tales como La ventana indiscreta (1954) y Atrapa a un ladrón (1955).

El primer título destacado de su filmografía fue Solo ante el peligro (1952), de Fred Zinnemann, una de las máximas expresiones del tratamiento del tiempo en el cine; la película fue premiada con cuatro Oscar. Mogambo (1953), de John Ford, basada en la obra teatral de Wilson Collison, le ofreció la oportunidad de trabajar junto a Clark Gable y Ava Gardner.

Crimen perfecto (1954) le proporcionó un lugar honorífico entre las rubias gélidas de Alfred Hitchcock, y un protagonismo absoluto. Hitchcock se ocupó personalmente del vestuario del personaje de Kelly, haciendo que fuese evolucionando desde el colorismo del inicio hasta los tonos más oscuros del final de la historia. Aquel fue uno de sus años más prolíficos, pues intervino, además, en Fuego verde (1954), de Andrew Marton, que le devolvió a las aventuras exóticas, esta vez al lado de Stewart Granger, y repitió enseguida a las órdenes de Hitchcock en La ventana indiscreta (1954).


James Stewart y Grace Kelly en
La ventana indiscreta
(1954)

Un drama basado en la obra de teatro de Clifford Odets, La angustia de vivir (1954), de George Seaton, la convirtió en la abnegada esposa de un actor en decadencia interpretado por Bing Crosby, veinticinco años mayor que la actriz, a la que hubo que caracterizar para que pareciese más madura. Ese mismo año estrenó junto a William Holden el drama bélico Los puentes de Toko-Ri (1954), de Mark Robson.

Al año siguiente trabajó nuevamente con Alfred Hitchcock en Atrapa a un ladrón (1955), adaptación de la novela de David Dodge, en donde también dio la réplica a un galán maduro, Cary Grant. Hitchcock aprovechó para cargar las tintas más en el aspecto romántico y en el tratamiento de la imagen que en el posible suspense. Después, Charles Vidor aventuró su porte principesco en El cisne (1956), una comedia romántica con la realeza europea como protagonistas de una historia de amor en la que Alec Guinness era el pretendiente. Este mismo año interpretó Alta sociedad (1956), de Charles Walters, comedia musical que sería también su despedida formal del cine.

Grace Kelly había conocido en 1955 al príncipe Rainiero de Mónaco, con quien contrajo matrimonio poco después. De dicha unión, tras la cual abandonó su carrera cinematográfica, nacieron la princesa Carolina, el príncipe Alberto y la princesa Estefanía. Acompañada de esta última, en 1982 sufrió un accidente de circulación nunca bien aclarado que acabó con su vida.