Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Ruhollah Khomeini o Jomeini

(Jomein, Irán, 1900-Teherán, id., 1989) Jefe religioso chiíta y líder político revolucionario iraní. Hijo y nieto de líderes religiosos chiítas, su padre fue asesinado por un terrateniente local poco después de nacer él. Khomeini, cuyo nombre original era Ruhollah Musawi, se trasladó a Arak a los quince años de edad. En Arak vivía el «ayatolá» (título honorífico de los jefes religiosos chiítas) Abdul Karim Haeri, que se dedicaba a difundir las enseñanzas del Islam. En 1922 se trasladó con él a Qum para fundar conjuntamente el Instituto Musulmán en dicha ciudad. Khomeini comenzó a destacar como teólogo del Islam y como autor de numerosos libros sobre religión. En 1930 adoptó el nombre de Jomein, su ciudad natal, como apellido propio.


Khomeini

Como crítica al régimen monárquico iraní imperante, en 1941 publicó Los misterios desvelados, que lo convirtió en un líder carismático de su país, al mismo tiempo que le daba popularidad en el extranjero. En 1950 fue nombrado «ayatolá», y diez años más tarde, gran «ayatolá», es decir, uno de los líderes supremos de la comunidad chiíta iraní. Se oponía radicalmente a la monarquía de la dinastía Pahlevi, cuya política se caracterizaba por un acercamiento a Occidente, ya que el soberano iraní, Mohammed Reza Sah Pahlavi, promovía medidas liberalizadoras, sobre todo en lo referente a la reforma agraria y la emancipación de la mujer.

Sus continuos ataques al sah y su gobierno le valieron una detención de un año y su posterior exilio en 1964. Primero se dirigió a Turquía, y más tarde a Irak, donde se refugió en la ciudad santa chiíta de An-Najaf. Fue expulsado de este último país por Saddam Hussein y vivió cierto tiempo en un suburbio de París. Desde esta ciudad organizaría la revolución que derrocó al sah iraní, aprovechando la insatisfacción pública general. Realizó grabaciones magnetofónicas que incitaban a la desobediencia civil, que fueron trasmitidas clandestinamente a través de radios de onda corta en el interior de Irán.

En 1979 regresó triunfalmente a Teherán y fue proclamado líder religioso de la revolución iraní. Fijó su residencia en Qum. El sah abandonó el país en febrero de 1979. En diciembre del mismo año, Khomeini fundó la República Islámica de Irán y se convirtió en el líder supremo del país, tanto religioso como político. Se propuso desde el principio eliminar todo tipo de influencia occidental -sobre todo la estadounidense, aunque era hostil a las dos superpotencias- y cualquier oposición al régimen teocrático chiíta, además de prestar apoyo directo a acciones terroristas. Numerosas personas que habían trabajado para el sah fueron ejecutadas y, de acuerdo con su doctrina fundamentalista, las mujeres iraníes fueron obligadas a llevar velo, al tiempo que se prohibían el alcohol y la música occidental.


El regreso a Teherán (1979)

También se restauraron los castigos prescritos por la ley islámica y se promovió una policía encargada de velar por las costumbres musulmanas. Por otra parte, el régimen iraní trató de exportar a los países vecinos sus creencias fundamentalistas. Las diferencias entre la política de Khomeini y Estados Unidos se agravaron peligrosamente tras el asalto a la embajada estadounidense de Teherán, en la que cincuenta y tres funcionarios fueron tomados como rehenes durante más de un año.

Otro aspecto que caracterizó al gobierno de Khomeini fue la prolongación de la guerra irano-iraquí (1980-1988). Irak, dirigido por Saddam Hussein, era un país de tendencia sunní. Khomeini rehusó con obstinación un acuerdo de paz, aunque acabó aceptándolo en 1988. A pesar del radicalismo de su gobierno y de sus altos costes humanos y económicos, Khomeini gozó de un amplio apoyo popular. El día de su muerte se vivió como un auténtico duelo nacional y su tumba es hoy centro de peregrinaciones multitudinarias.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos