Wladimir Köppen

(San Petersburgo, 1846-Graz, 1940) Climatólogo alemán de origen ruso. Director del Observatorio Marítimo de Hamburgo, publicó un Manual de climatología (1930 y años sucesivos). Elaboró mapas de las regiones climáticas de la Tierra y una completa y acreditada clasificación de los climas que, con algunas modificaciones, se sigue empleando en la actualidad.


Wladimir Köppen

Su padre, Peter von Köppen (1793-1864), trabajó en la Academia de San Petersburgo como geógrafo, estadístico e historiador; en gratitud por sus servicios a la cultura rusa, el zar Alejandro II lo hizo académico y le concedió una hacienda en la costa meridional de Crimea, donde el hijo encontró el escenario para sus primeras exploraciones botánicas. La riqueza de la flora y la variedad climática de Crimea despertaron el interés de Köppen por el mundo de las plantas y sus relaciones con el clima.

En 1864 inició sus estudios en la Universidad de San Petersburgo, especializándose en botánica. En 1870 se graduó en la Universidad de Heidelberg con su disertación doctoral sobre la relación del crecimiento de las plantas con la temperatura. En 1874 se trasladó a Hamburgo para dirigir la división de telegrafía atmosférica y meteorología marina en el Observatorio Marítimo Alemán.

En 1884 trazó los cinturones de temperatura del mundo de acuerdo con el promedio de temperaturas mensuales. En 1900 introdujo su sistema matemático de clasificación de climas basándose en la cantidad de precipitaciones y en la temperatura. Köppen se retiró de su puesto en el Observatorio de Hamburgo en 1919 y se fue a Graz (Austria), en 1924, donde viviría el resto de sus días. En 1930 coeditó, con Rudolph Geiger una obra de climatología en cinco tomos: Manual de climatología.


Clasificación de los climas de la Tierra

Köppen revisó en 1918 su primer esquema climático, que había publicado en 1900, aunque nunca dejaría de mejorarlo. Tras su muerte otros geógrafos y climatólogos, como el estadounidense Trewartha, adaptaron y mejoraron su clasificación climática, lo que permite que, en la actualidad, siga siendo la más utilizada. Es una clasificación empírica, es decir, agrupa los climas de acuerdo con sus efectos sobre algún elemento o fenómeno dependiente del clima, que en su caso fue la vegetación natural.

En su clasificación, Köppen combina precipitaciones y temperaturas (valores fijos anuales y mensuales, sin tener en cuenta las causas) y caracteriza cada zona climática por la formación vegetal resultante. Cada tipo climático viene definido por un grupo de letras que, a modo de fórmula, nos dan los rasgos generales de ese clima.

Los cinco grandes tipos iniciales estaban representados por las letras mayúsculas A (climas lluviosos tropicales), B (climas secos), C (climas templados y húmedos), D (climas boreales o de nieve y bosque) y E (climas polares o de nieve), que aumentarían tras las revisiones posteriores, de él mismo y de otros científicos (F y H ). Cada uno de estos tipos de clima está definido por criterios de temperaturas, excepto el B, que está basado en las precipitaciones.