Pierre Choderlos de Laclos

(Pierre-Ambroise-François Choderlos de Laclos; Amiens, Francia, 1741 - Tarento, Italia, 1803) Escritor francés que alcanzó la fama gracias a la novela Las amistades peligrosas (1782), obra que obtuvo un éxito fulgurante y que recibiría también numerosas críticas. Su análisis de la hipocresía de la sociedad mundana y aristocrática de su época, expuesto a través de la vida del libertino Valmont y de sus relaciones eróticas con diversas mujeres de la alta nobleza, no podía gustar a sus superiores, pertenecientes a la misma clase que satirizaba la novela.


Pierre Choderlos de Laclos

Nacido en el seno de una familia que acababa de ascender en la nobleza, Choderlos de Laclos ingresó en la escuela de Artillería de La Fère y sirvió como militar el resto de su vida. En 1776 era oficial en Grenoble, pero el reconocimiento que recibían sus aptitudes militares y su espíritu no conseguía satisfacer sus ambiciones. Laclos pertenecía a la pequeña nobleza provinciana que bajo el Antiguo Régimen formaba prácticamente el proletariado del ejército, donde los ascensos y los puestos más destacados estaban reservados a oficiales de mejor cuna.

Sin hallar pues perspectivas en el ejército, comenzó a dedicarse a la literatura y en 1777 se representó Ernestine, con música de Saint-Georges y texto de Laclos. Pese a que la obra resultó un fracaso, no se desanimó, y en 1782 publicó el libro que le haría pasar a la historia: Las amistades peligrosas o Cartas recopiladas y publicadas para la instrucción de otras sociedades. La novela, que le supuso un reconocimiento inmediato, tiene forma epistolar, con la seducción y sus consecuencias como trama de la historia: muestra minuciosa del análisis psicológico, está escrita en un estilo ágil y variado que revela la personalidad de cada uno de los personajes a través de su correspondencia. Esta característica, unida a la verosimilitud de la acción, la convierten en una obra maestra del género.

Los textos que concibió después no tuvieron sin embargo la misma acogida: Poésies fugitives (1783), el tratado L'éducation des femmes, escrito en 1785 y no publicado hasta 1903, y Lettre à l'Académie, redactada el mismo año de su boda, 1786. Desilusionado por el fracaso de estos intentos, en 1788 entró al servicio del duque de Orleans y acogió con alegría la Revolución. Llegó a ser uno de los miembros más activos de la facción que formó Phillipe-Egalité, integrada por los descontentos y conspiradores del reino. En 1790 ingresó en el club de los jacobinos y dirigió el Journal des Jacobins.

En 1792 fue nombrado gobernador general de las posesiones de Francia en la India, pero cuatro meses después fue a dar con sus huesos en la cárcel, lugar que volvería a visitar en otra ocasión; fue liberado en 1794 y escapó por muy poco de morir guillotinado. Hasta 1800 se dedicó a la vida familiar, momento en que Napoleón lo ascendió al rango de general de brigada. Posteriormente fue nombrado jefe de artillería en Nápoles y murió de unas fiebres durante el asedio a Trento, en 1803. El destino de Laclos resulta el opuesto al de Bonaparte, autor de Le souper de Beaucaire, quien no brilló en la literatura pero fue un gran militar. El escritor, en cambio, conquistador y militar frustrado, tuvo bastante con escribir un solo libro para ocupar un puesto de primera fila en la historia de la literatura.