Jakob Michael Reinhold Lenz

(Sesswagen, 1751-Moscú, 1792) Poeta y dramaturgo alemán, destacado miembro y promotor del Sturm und Drang. Hijo de un pastor protestante que luego desempeñó importantes cargos eclesiásticos en Dorpart (Estonia), inició también estudios de teología; se sentía, sin embargo, más atraído por la poesía y la literatura inglesa. Sus obras juveniles, escritas bajo el influjo de Klopstock, carecen de importancia; su personalidad no empezó a manifestar caracteres originales hasta el tiempo de su estancia en Estrasburgo y de su relación con el movimiento del Sturm und Drang, grupo del cual llegó a ser incluso el elemento más vivo y prometedor.


Jakob Lenz

Durante este período el autor experimentó una profunda crisis con alternativas de labor febril y de ocio disipado o, más frecuentemente, de devaneos amorosos. Entre sus amores figuró Friederike Brion, de la que se enamoró una vez la hubo dejado Goethe (1771), y a la cual dedicó el poema El amor en el campo. A lo largo de algún tiempo vivió de la generosidad de nobles amigos, como los primos Von Kleist, pertenecientes a la misma familia del poeta Heinrich von Kleist. Luego, rotas las relaciones con ellos a causa de una serie de intrigas debidas a mujeres, se ganó la vida mediante lecciones de inglés; después de su traslado a Weimar las dio también a Charlotte von Stein, la amiga de Goethe. Jakob Lenz conoció personalmente al gran literato alemán en 1775, tras una larga relación epistolar.

El período 1774-1777 fue el más fecundo en obras; a él pertenecen las Notas sobre el teatro, tratado teórico que desdeña las normas del teatro clásico francés y constituye la poética más explícita del Sturm und Drang, y las piezas teatrales El preceptor, El nuevo Menoza y Los soldados, juzgada por el autor su obra maestra. El preceptor (1774) es una comedia en la que el lugar común de la doncella mancillada le sirve para criticar la existencia de los preceptores y defender la escuela pública; Bertolt Brecht adaptaría esta obra en 1950. En Los soldados (1776), a partir de la historia de los amores desgraciados de la hija de un comerciante, enamorada de un teniente que acaba causando su perdición, Lenz construye una comedia que se sostiene por la viveza de su diálogo y la tenue caricatura graciosa de la vida burguesa y militar de la época, y que sorprende por su final amargo y burlesco.

Su temperamento impulsivo y huraño, reacio a la vida de sociedad, lo obligó a dejar Weimar. Lenz vagó entonces por Alsacia y Suiza, abrumado por las deudas y siempre en pos de amigos. Permaneció durante algún tiempo junto a Lavater, y emprendió un viaje a Italia que interrumpió poco después. Empezaban ya entonces a manifestarse en él los primeros síntomas de la locura. La muerte de la hermana de Goethe, por la que sentía un fiel afecto, le causó una grave aflicción.

En Suiza sufrió ataques de insania cada vez más intensos, e intentó suicidarse en varias ocasiones. Los amigos realizaban colectas en favor de Lenz, cuyos familiares no empezaron a preocuparse de él hasta más adelante: su hermano menor lo llamó a Riga en 1779. Acerca de su vida en la nueva residencia circularon por Alemania las noticias más extrañas; se dijo incluso que había llegado a ser profesor y luego rector de la Universidad de Dorpat, cuando, en realidad, vivió miserablemente, auxiliado apenas por la compasión de algunos amigos. Precisamente acogido por uno de ellos se encontraba en Moscú al llegarle, con la muerte, la liberación de las tinieblas de su locura. Georg Büchner noveló su extraña vida errante en su relato Lenz (1839).

En 1819 apareció póstumo el Pandaemonium germanicum, una sátira en forma dramática que documenta no tanto la extravagancia y el espíritu aristofanesco de Lenz como la vida cultural en la Alemania de fines del siglo XVIII. También tras el fallecimiento de su autor fue publicada por Goethe (1797) la novela epistolar inacabada El eremita. Cabe mencionar, además, los dramas El inglés y Los amigos hacen al filósofo, el cuento Zerbin y el fragmento dramático Catharina von Siena.