Carlos Antonio López

(Asunción, Paraguay, 1792-id., 1862) Político paraguayo. Durante su juventud, y a instancias de sus padres, siguió la carrera eclesiástica, pero la abandonó para estudiar derecho. Tras doctorarse en jurisprudencia, fue catedrático del colegio de San Carlos. A causa de la enemistad y la discordancia política que lo separaban del dictador Francia, de quien era sobrino, vivió un tiempo alejado de Asunción, adonde volvió a la muerte de éste.

Junto con Mariano Roque Alonso, en 1841 fue elegido segundo cónsul, cargo que desempeñó hasta 1844, fecha en que el Congreso lo nombró presidente de la República. Fue reelegido para la presidencia en 1854 y 1857. Durante sus años al frente del gobierno impulsó un régimen autoritario, aunque sin caer en las prácticas dictatoriales de Francia, y dotó al país de una nueva Constitución y de un ejército moderno.

En política económica reformó la agricultura y firmó tratados comerciales con Francia, Estados Unidos y el Reino Unido, y en política interior concedió a los indios la ciudadanía. Además, bajo su gobierno, y a instancias de éste, se fundó el periódico El Paraguayo Independiente, órgano oficial del ejecutivo. Con el fin de paliar el desempleo, dio un nuevo impulso a las obras públicas y dotó a la Administración, que reorganizó por completo, de mayor presupuesto para la contratación de personal.

En política exterior trató con los países vecinos para afianzar las fronteras paraguayas y logró que varios países reconocieran la independencia de Paraguay, al tiempo que renovó las relaciones diplomáticas con varios Estados, rotas durante los años de la dictadura. A su muerte, había abonado el camino para que su hijo, Francisco Solano López, a quien anteriormente había confiado cargos de responsabilidad, lo sucediera en la presidencia del país.