Diego Gómez Manrique

(Amusco, 1412-Toledo, 1490) Poeta castellano. Defendió la causa de los Reyes Católicos (1475) y fue corregidor de Toledo, donde construyó las casas consistoriales, en las que hizo grabar los famosos versos: «Nobles discretos varones / que gobernáis a Toledo». Sus poesías se conservan en dos manuscritos. Destacan su Consolatoria, dirigida a su mujer Juana de Mendoza, sus versos a la Defunción del noble caballero Garcilaso de la Vega y El planto de las virtudes y la poesía (1548), escrito en ocasión de la muerte de su tío, el marqués de Santillana. Sus Consejos para el señor Diego Arias de Ávila son un antecedente inmediato de las Coplas de Jorge Manrique.