Bernat Martorell

(Sant Celoni, actual España, 1390-Barcelona, 1452) Pintor y miniaturista catalán. Se sabe que fue hijo de un carnicero de Sant Celoni y que tuvo un taller de pintura en la calle Regomir de Barcelona, el más concurrido desde la muerte de Lluís Borrassà hasta la aparición de Jaume Huguet. Trabajó para gremios, corporaciones e instituciones religiosas y no recibió, en cambio, encargos regios. Su ocupación fundamental fue la pintura, pero no desdeñó tareas menores, como la decoración de telas o la realización de modelos para vidrieras.

Fue, además, un excelente miniaturista, que dejó, entre otras obras, un delicado Libro de horas. El retablo de San Pedro de Púbol es la única obra suya que ha podido documentarse con seguridad y, a partir de ella, se le han atribuido otras creaciones agrupadas anteriormente bajo la personalidad del Maestro de Sant Jordi. El retablo de Púbol es una obra que se enmarca en el gótico internacional y corresponde al período de madurez del artista.

Sin abandonar nunca los cánones del gótico internacional, Martorell incorporó en algunas de sus creaciones posteriores rasgos franco-flamencos, como la fantasía y la riqueza descriptiva; esta última confiere un singular atractivo al retablo de La Transfiguración de Barcelona, una de sus obras más admiradas. Entre sus obras restantes, la más destacada es el retablo de San Jorge (disperso en la actualidad), en el que da muestras de un lirismo extraordinario.