Thom Mayne

(Waterbury, 1944) Arquitecto estadounidense, premio Pritzker de arquitectura en 2005, cuyo trabajo al frente del grupo Morphosis se considera representativo de la tradición innovadora de la arquitectura de Los Ángeles y el sur de California.

Thomas Mayne nació en Waterbury, Connecticut, el 19 de enero de 1944. Hijo de una familia modesta, sus padres se divorciaron cuando él tenía diez años, y se trasladó, con su madre y su hermano menor, a vivir a California. En 1968 se licenció en arquitectura por la Universidad del Sur de California, estudios que completó con un máster en Harvard. Paralelamente, aun antes de licenciarse, empezó a trabajar con el urbanista Victor Gruen y a impartir clases en Pomona (California).


Thomas Mayne

A principios de la década de 1970 Mayne consideró que el sistema educativo tradicional necesitaba un cambio y decidió crear con varios colegas el Instituto de Arquitectos del Sur de California (SCI-Arc), un centro de estudios de vanguardia con sede en Los Ángeles que tendría una influencia determinante en las décadas siguientes y desde el que desarrollaría conceptos como intuición, reflexión, contradicción, conflicto y dinamismo aplicados a la arquitectura.

El grupo Morphosis

Poco después, con Michael Rotondi cofundó, también en Los Ángeles, el grupo Morphosis, un estudio de arquitectura interdisciplinar, basado en esos mismos conceptos, con diseñadores, grafistas y urbanistas. El primer éxito de Morphosis fue el Sequoyah Educational Research Center, premiado en 1974; le siguió la casa Delmer (1976) en Venice, pero fue en la década de 1980 cuando el estudio fundó su prestigio, con obras innovadoras, aunque de moderado presupuesto, en las que predominan los materiales industriales y los elementos superpuestos (restaurantes como el Kate Mantilini en Beverly Hills, viviendas como la Lawrence Residence, en Hermosa Beach, y Crawford Residence, en Santa Bárbara, o la fachada de la librería Hennessy & Ingalls, en Los Ángeles).

Pese a esos primeros éxitos, durante la década de 1990 los proyectos escasearon en Morphosis. Además, Rotondi abandonó el estudio en 1991 para formar RoTo Architects y Mayne tomó las riendas de la firma en solitario. Fueron años en los que Mayne se volcó también en sus labores como teórico y profesor.

La suerte cambió a caballo entre el siglo XX y el XXI. Morphosis empezó a ganar concursos para construcciones a gran escala y a materializar las radicales ideas apuntadas en años anteriores. Surgieron así numerosos hitos de la arquitectura del sur de California, construcciones que presentan elementos recurrentes en las obras firmadas por Mayne, como formas macizas sobresalientes, vidrio y metal, revestimientos dobles, grados variables de luz, paredes curvilíneas, etc.

Del estudio Morphosis han salido, en el ámbito estrictamente californiano, la Diamond Ranch High School, en Pomona (2000), así como las oficinas centrales del Caltrans District 7, monumental sede del Departamento de Transportes de California, y el Science Education Resource Center/Science Center School, dos proyectos de grandes dimensiones ubicados en Los Ángeles y terminados en 2004. Una lista a la que hay que añadir edificios en fase de construcción como el Cahill Center for Astrophysics, del Instituto Tecnológico de California en Pasadena, o dos edificios para la Salick Medical Office en el Beverly Boulevard de Los Ángeles.

Morphosis ganó, además, tres concursos de gran importancia para el Programa de Excelencia en Diseño de la Administración de Servicios Generales de Estados Unidos, que incluyen un edificio federal de oficinas en San Francisco, la Corte Nacional Wayne L. Morse en Eugene (Oregón) y el centro de control de operaciones por satélite para la Dirección Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, National Oceanic and Atmospheric Administration) en Suitland (Maryland).

Mayne ganó también, en Nueva York, el concurso de la Villa Olímpica, un proyecto, frente a la sede de las Naciones Unidas, que se llevará a cabo aunque los Juegos Olímpicos de 2012 no se celebren en la ciudad, y el del futuro edificio académico para la escuela superior de arte, arquitectura e ingeniería Cooper Union, con un atrio central atravesado por puentes elevados. En Juneau proyectaba la construcción del nuevo Capitolio de Alaska.

Thom Mayne ha proyectado obras en la República de Corea (la torre Sun en Seúl, 1997), Taiwan (el ASE Design Center en Taipei), Austria (el Hypo Bank en Klagenfurt, 2002), Canadá (Graduate House de Toronto) y México (Centro Cultural y de Negocios JVC). En España, dirigía la construcción de un total de 140 viviendas sociales en el distrito de Carabanchel, en Madrid, un original proyecto, encargado por la Empresa Municipal de la Vivienda, que presentaba una transición entre áreas verdes y viviendas multifamiliares con azoteas concebidas como jardines.

En su afán por la interacción entre disciplinas artísticas, Mayne colaboró con el coreógrafo belga Frédéric Flamand en el espectáculo Silent Collisions, un ambicioso proyecto que trataba de relacionar arquitectura y danza que se presentó en el Mercat de les Flors, en Barcelona, a principios de 2005. También diseña muebles y objetos.

Premio Pritzker

Miembro de la Academia Americana de las Artes y las Letras desde 1992, la labor docente ha sido una constante en la trayectoria de Mayne, primero desde el SCI-Arc y posteriormente desde la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), donde ejerce en la actualidad. Ha sido profesor visitante y ha impartido conferencias en universidades de todo el mundo.

A lo largo de su dilatada trayectoria profesional ha recibido, entre otros galardones, el premio de la Comunidad Romana de la Academia Norteamericana de Diseño de Roma (1987), la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectos (AIA) (2000) y el premio Chrysler a la Excelencia en Diseño (2001), además de numerosos reconocimientos internacionales.

El 20 de marzo de 2005, contra todo pronóstico, el jurado del premio Pritzker decidía otorgarle el galardón, el más prestigioso que puede recibir un arquitecto, porque “ha superado los límites de las formas y los materiales tradicionales, a la vez que se esfuerza por delimitar un territorio arquitectónico más allá de los límites de lo moderno y lo posmoderno”. Y seguía diciendo: “Su visión arquitectónica, su filosofía, no derivan ni del estilo moderno ni de las influencias asiáticas, ni siquiera de los clásicos norteamericanos del pasado siglo. Su carrera se ha caracterizado siempre por su deseo de crear una arquitectura original, una de las pocas que representan perfectamente el estilo del sur de California y, en especial, de Los Ángeles”.

Dos meses después, el 31 de mayo, Mayne, emocionado, recibía este premio, considerado el equivalente al premio Nobel en Arquitectura, en el pabellón Jay Pritzker del Millennium Park de Chicago. Se convertía así en el octavo arquitecto estadounidense que obtenía este reconocimiento desde su creación, en 1979.