Ricardo Muti

(Nápoles, 1941) Director de orquesta italiano. Estudió en el conservatorio San Pietro a Maiella de su ciudad natal, donde descubrió sus aptitudes para la dirección orquestal, así como filosofía en la Universidad de Nápoles. Su profesor de piano fue Vicenzo Vitale, a su vez alumno del pianista suizo Alfred Cortot. Posteriormente Muti se trasladó a Milán, en cuyo conservatorio estudió composición con Bettinelli y recibió lecciones de dirección orquestal de Antonino Votto.

En 1967 fue premiado en el concurso internacional Guido Cantelli para directores de orquesta, lo que propició el despegue de su carrera como director, iniciada en el Festival del Maggio Musicale de Florencia con Sviatoslav Richter como solista al piano. Debutó en Gran Bretaña como sucesor de Otto Klemperer al frente de la orquesta New Philharmonia (más tarde llamada sólo Philharmonia), con la que mantuvo una relación fructífera como director titular desde 1973 y más adelante como director musical.

A partir de su nombramiento como director principal del festival Maggio Musicale de Florencia en 1969, la ópera ocupó un lugar importante en la carrera de Muti. En 1972 dirigió la primera versión integral del Guillaume Tell de Rossini y recreó L´Africaine de Meyerbeer, Agnès de Hohenstaufen de Spontini y algunas óperas menos célebres de Verdi como I masnadieri y Attila. Su colaboración con dicho festival cesó en 1982. En 1971 habían tenido lugar sus comienzos en el festival de Salzburgo, lo que le llevó a dirigir regularmente a la Orquesta Filarmónica de Viena en óperas con célebres repartos internacionales. En la década de los años setenta se le pudo escuchar en los grandes teatros de ópera de Viena, Múnich y París, y en el Covent Garden londinense.

Fue director principal de la Philadelphia Orchestra en el periodo comprendido entre 1980 y 1993; y desde 1986, cuando sucedió a Claudio Abbado como director musical del Teatro de la Scala de Milán, la dirección de óperas ocupó un lugar central en su carrera. Destacado intérprete de la ópera italiana, sus grabaciones de obras verdianas como Macbeth, Aida y Un ballo in maschera le han otorgado fama internacional, y se ha decantado por la grabación en vivo, y no en estudio. También centró su atención en los dramas musicales de Mozart y Wagner.

Su repertorio sinfónico es muy amplio, pero destaca su interés por la música orquestal de Beethoven y por los compositores contemporáneos como Britten, Hindemith o Ligeti. En sus grabaciones y conciertos, Muti vuelve a la partitura original para eliminar toda práctica interpretativa errónea que no aparezca en el texto inicial. En su trabajo se refleja la influencia del director Arturo Toscanini.