Biografias y Vidas
Inicio
Buscador
Índices
Monografías
Reportajes

Familia Nehru

Dinastía de gobernantes de la India desde su acceso a la independencia en 1947. Bajo la dominación colonial británica era ya una familia rica y culta de la casta superior de Allahabad, con cierta influencia política.

De ella surgió Jawaharlal Nehru (Pandit Nehru) (1889-1964), líder nacionalista hindú. Recibió una esmerada educación británica con tutores privados y estudios universitarios en Inglaterra, hasta hacerse abogado en 1912. Gradualmente se fue comprometiendo en la lucha por la independencia de la India, al tiempo que descubría la extrema pobreza de las masas campesinas y adoptaba ideas socialistas.


Jawaharlal Nehru

Desde 1921 participó en las campañas de desobediencia civil y resistencia pasiva impulsadas por Mohandas Gandhi, del cual se convirtió en estrecho colaborador: los dos hombres se complementaban bien al frente del movimiento nacionalista, combinando el modernismo occidental de Nehru con el tradicionalismo de un Gandhi que buscaba el retorno a las raíces de lo auténticamente indio. Nehru actuó desde 1921 como secretario general del Partido del Congreso en su provincia natal y, desde 1927, como presidente de los sindicatos obreros de toda la India.

A lo largo de los años veinte fue madurando su pensamiento político, en parte por la experiencia de la represión (fue encarcelado varias veces) y en parte por sus viajes a Europa, donde tomó contacto con socialistas y comunistas. Asumió definitivamente un ideario antiimperialista radical, en el que la independencia nacional iba ligada a un proyecto de reforma social de corte igualitario. Su radicalismo llegó a enfrentarle temporalmente con su padre y con Gandhi, que en 1928 proponían aceptar para la India un estatuto de dominio dentro del Imperio británico; tal proyecto no cuajó (el Congreso volvería a rechazarlo en 1942) y, en cambio, Gandhi cedió a Nehru la presidencia del Congreso en 1930, a fin de atraer a la unidad a los sectores radicales.

Desde entonces, sus principales dificultades, aparte de continuar la lucha contra la dominación británica, vinieron de los musulmanes de la India que, agrupados en la Liga Musulmana de Jinnah, oscilaban entre la colaboración con el Congreso y la confrontación con éste en defensa de sus intereses como minoría nacional. Por fin, tras la Segunda Guerra Mundial (1939-45), Gran Bretaña se avino a conceder la independencia a la India; pero el conflicto entre hindúes y musulmanes había degenerado hacia el enfrentamiento abierto en todo el país, por lo que se decidió la formación de dos Estados independientes: el Pakistán, en las zonas de mayoría musulmana, y la India, en las de mayoría hindú (1947).

Nehru fue el primer jefe de gobierno de esta República de la India, ocupando al mismo tiempo el Ministerio de Asuntos Exteriores; asesinado Gandhi en 1948, quedó como único líder nacional y símbolo de la independencia, ganando abrumadoramente las primeras elecciones libres, que se celebraron en 1952. Creó un Estado democrático (con la Constitución de 1950), en el que quedaron abolidas las discriminaciones jurídicas por motivos de raza, casta o religión; nacionalizó la banca, creó un sistema de Seguridad Social e inició campañas para controlar el crecimiento demográfico. Trató de hacer frente a la miseria del país mediante una cierta planificación económica estatal, limitada a los sectores en los que no competía con la iniciativa empresarial privada.

En política exterior, buscó la ayuda de la Unión Soviética, pero sobre todo fue el artífice de la idea del no-alineamiento, que permitiría a la India liderar un bloque de países subdesarrollados que buscaban una tercera vía independiente entre las dos superpotencias enfrentadas por la «guerra fría»; sus principales problemas internacionales fueron los enfrentamientos fronterizos con Pakistán y con China. Su amplitud de miras, su rigor moral y su carisma de fundador le proporcionaron tal prestigio e influencia política que, al morir dejó un vacío de poder que ningún otro líder pudo llenar.

Por esa razón, poco tiempo después accedió al poder su propia hija, Indira Gandhi (1917 - 84), convertida en la tercera jefa del gobierno india. El apellido con que se conoce a ésta, que por una feliz coincidencia recordaba al patriarca de la independencia, lo tomó de su marido, el diputado Feroze Gandhi, de quien quedó viuda en 1960.


Indira Gandhi

Indira era militante del Congreso desde 1938 y había llegado a presidir el partido en 1959, durante la época de gobierno de su padre. En 1964 fue nombrada ministra de Información y Radiodifusión en el gabinete de Shastri, que había sucedido a Nehru al morir; dos años después, al morir Shastri, Indira le sucedía como primera ministra. Continuó la política de su padre y, como él, hubo de hacer frente a graves conflictos con China y Pakistán (tercera guerra indo-pakistaní en 1971), así como a enfrentamientos internos entre hindúes y musulmanes.

La parte más criticada de su gestión fue su política de rearme militar, que convirtió a la India en la sexta potencia nuclear del mundo (1974), mientras el hambre seguía provocando mortandades masivas en un país sumido en la pobreza. El creciente distanciamiento del ala derecha del Congreso desde 1970 bloqueó sus iniciativas en materia social y de política exterior, pero en 1971 obtuvo una amplia victoria electoral al frente del ala izquierda del partido. Ante las acusaciones de corrupción (1975), reaccionó con la represión contra los opositores y la suspensión de garantías constitucionales, lo cual le costó la derrota en las siguientes elecciones generales (1977); a su descrédito pudo haber contribuido la política de su hijo Sanjai, responsable de la impopular campaña de esterilización masiva de la población, y acusado de múltiples corruptelas. En 1978 fue incluso expulsada del Parlamento, encarcelada y depuesta de todos sus cargos en el partido del Congreso.

No obstante, liderando el ala izquierda consiguió hacerse otra vez con el control del partido e imponerse en las elecciones de 1980. De nuevo primera ministra, hubo de afrontar conflictos con las minorías étnicas del país, principalmente con los sijs; para reprimir la revuelta de éstos ordenó el asalto militar al Templo Dorado de Amritsar en 1984. En represalia, un exaltado sij, miembro de su escolta, la asesinó en aquel mismo año (su madre había muerto de la misma manera).

Le sucedió como primer ministro y como presidente del Congreso su hijo Rajivaratna Gandhi (Rajiv Gandhi) (1944-91). Su política, marcada por la continuidad con la línea de Indira, quedó interrumpida al morir asesinado también por separatistas sijs. Su viuda, la italiana Sonia Gandhi (1946 -) tomó el relevo, encabezando al Partido del Congreso en las elecciones de 1998.

Inicio   Buscador   Índice alfabético   Recomendar sitio   Añadir a favoritos