Olga Nolla

(Olga Nolla Ramírez de Arellano; Río Piedras, 1938 - Nueva York, 2001) Escritora puertorriqueña. Descendiente de una familia acomodada de poetas y narradores, hizo sus estudios de primaria y secundaria en el Colegio La Milagrosa de Mayagüez, adonde sus padres, Olga Ramírez de Arellano y Antonio Bernabé Nolla Cabrera, se habían trasladado cuando contaba cinco años de edad.

Cursó estudios de Bachillerato en los Estados Unidos, y a su regreso a Puerto Ricos se casó con Carlos Conde, con quien tuvo dos hijos. En 1967 inició estudios de maestría en literatura en la Universidad de Puerto Rico. Posteriormente, en 1972, fundó con Rosario Ferré la revista Zona de carga y descarga, que dirigiría hasta 1975.

En 1978 se incorporó al Colegio Universitario Metropolitano, que se convertiría más tarde en la Universidad Metropolitana (UMET). Empezó de guionista y profesora a distancia de los Servicios de Educación a Distancia (SEDUE). Después impartió cursos de español y de humanidades en el Departamento de Humanidades, donde trabajó durante veinte años, en los que escribió la mayor parte de su obra literaria. Fue además directora de la revista Cupey de la Universidad Metropolitana de Puerto Rico, colaboradora habitual en periódicos y revistas literarias y guionista de programas literarios para la televisión.

Olga Nolla cultivó con acierto la poesía, la novela y el cuento. Entre sus libros de poesía destacan De lo familiar (1973), El ojo de la tormenta (1976), El sombrero de plata (1976), Clave de sol (1977), Dafne en el mes de marzo (1989), Dulce hombre prohibido (1994), que ha sido aclamada por la crítica como una de sus obras más logradas, y El caballero del yip colorado (2000). Pese al prestigio obtenido como poetisa, la autora mostró, en sus úlitmos años, una predilección por la narrativa.

Como narradora había publicado sus primeros cuentos en revistas de Puerto Rico ya durante los años 70 y 80. En Porque nos queremos tanto (1989) se recogió una parte de su narrativa breve. A partir de entonces abandonó el cuento para dedicarse plenamente a la novela: La segunda hija (1992), El castillo de la memoria (1996) y El Manuscrito de Miramar (1998), obras con las que consiguió reconocimiento internacional. La segunda hija obtuvo en 1994 el primer premio en la categoría novela del Pen Club de Puerto Rico.