Alonso de Ovalle

(Santiago, 1601 - Lima, 1651) Jesuita chileno, considerado el primer historiador de Chile.

A los 15 años ingresó en la orden de los jesuitas, quienes le enviaron al noviciado de Córdoba del Tucumán. Allí se formó en teología, filosofía y humanidades. Tras ocho años en Córdoba, regresó a Chile y fue ordenado sacerdote y nombrado profesor de filosofía en el Convictorio de San Francisco Javier.

Tras la creación de la viceprovincia de Chile, fue enviado a Roma en calidad de procurador, para resolver diversos asuntos relacionados con la Orden. En marzo de 1642 llegó a Cádiz tras un largo viaje y fue a Sevilla para visitar el Consejo de Indias, que le autorizó a llevar doce religiosos a Chile. Recorrió luego diversas ciudades españolas: Valladolid, Salamanca y Durango, entre otras. Por fin, llegó a Roma en marzo de 1644. Una vez en la Ciudad Eterna, presentó su solicitud al Padre General, aunque quedó sorprendido por el desconocimiento que imperaba en Roma sobre Chile.

Decidido a poner remedio a esa ignorancia y creyendo que una mayor información sobre su patria estimularía en los misioneros el deseo de viajar, escribió su famosa Histórica Relación del Reyno de Chile y de las Misiones y Ministerios que ejercita en él la Compañía de Jesús. Esta obra fue publicada en Roma en el año 1646.

Su importancia radica en ser la primera historia chilena; con las comprensibles lagunas y deficiencias propias de la época, constituye sin embargo importante documento en algunos aspectos, en especial de las costumbres del Chile de su tiempo. Excelente prosista, con un estilo perfectamente trabado, a un tiempo expresivo y elegante, su obra es una de las más interesantes creaciones del humanismo americano.

Diversos imprevistos demoraron su regreso a Chile y no inició el viaje hasta el 9 de junio de 1650. Llegó a Portobelo el 3 de agosto del mismo año. Su salud se quebrantó durante la travesía y se detuvo en Panamá, donde redactó testamento el 5 de enero de 1651. Continuó luego su viaje, pero una vez en Lima una recaída le llevó a la muerte el 11 de mayo de 1651, a los 47 años.