Alfredo Ovando Candía

(Cobija, 1919 - La Paz, 1982) General boliviano que fue presidente interino de la República en 1966 y en 1969-70.

Realizó sus estudios en el colegio de Ayacucho de La Paz y en el colegio Militar. Después de una brillante participación en la Guerra de El Chaco, se graduó en la Academia Militar en 1936. Recibió el grado de General de División en 1952 y de Comandante en Jefe de las fuerzas armadas en 1962.

En 1964 lideró junto al general Barrientos un golpe de estado que depuso al presidente constitucional Víctor Paz Estenssoro. Ovando cedió la presidencia del gobierno a Barrientos. A principios de 1966, cuando el general Barrientos dimitió para presentarse a las elecciones, el general Ovando fue presidente interino.


Ovando Candía y René Barrientos
juran como copresidentes

Cuando en abril de 1969 murió Barrientos, le sucedió en la presidencia el vicepresidente Luis Adolfo Siles Salinas, quien confirmó a Ovando como jefe del estado mayor del Ejército. Ovando, al frente de una Junta militar, intervino de nuevo en la política del país derrocando a Siles en septiembre de 1969, pero fue a su vez apartado del poder por un nuevo golpe de estado del ejército en octubre de 1970. Al asumir el poder Hugo Banzer (1971-78), Ovando se vio obligado a permanecer en el exilio, acusado de delitos monetarios por el nuevo gobierno. En 1978 regresó a su país, donde apoyó la candidatura de Hernán Siles, de la UDP (Unión Democrática Popular).

El gobierno de Ovando significó un cambio de rumbo en la orientación política del país, en un intento de conectar con los postulados de la revolución de 1952: nacionalismo, defensa de los recursos naturales y desarrollo de los medios de producción para lograr una mayor independencia económica. Para ello se rodeó de destacados intelectuales jóvenes, como José Ortiz Mercado, Édgar Camacho, Óscar Bonifaz, Mariano Baptista Gumucio, Marcelo Quiroga Santa Cruz, Antonio Sánchez Losada. Era una gabinete mixto, compuesto de militares, miembros del MNR, de la Democracia Cristiana e Independientes.

Durante su mandato derogó el Código de petróleo y nacionalizó los bienes de la GULF (17 de octubre de 1969). Se aceleraron las obras civiles en Vinto y se impuso a los productores de mineral enviar su producción a dicha fundición; se normalizaron las relaciones con la URSS y otros países socialistas, con los que se firmaron importantes convenios comerciales, como el de Educación Andrés Bello (1970), y se propuso el "Plan de Estrategia Nacional de Desarrollo Económico y Social de Bolivia", el más ambicioso, serio y coherente de todos los planes propuestos en Bolivia en varias décadas.

También se plantearon puntos fundamentales de la política educacional en el país y se realizó una intensa campaña de alfabetización con el asesoramiento de especialistas en el área, como Paulo Freire e Iván Illich. La imagen del gobierno, sin embargo, se deterioró notablemente con la brutal represión de los brotes de guerrilla en Teoponte, al norte de La Paz (julio de 1970), y con la ola de violencia y asesinatos ocurridos en la capital, que nunca fueron suficientemente esclarecidos, razón por la cual presentó la renuncia.