Agustín Querol

(Tortosa, 1860 - Madrid, 1909) Escultor español. De origen humilde, se vio obligado a simultanear, en Tortosa, sus primeros estudios artísticos con los trabajos en una panadería. En Barcelona, fue auxiliar de Domingo Talarn y de los Vallmitjana y estudió en la escuela de Lonja. Instaló su taller en un amplio local de Sarriá.

En 1884 se marchó a Roma y regresó tres años más tarde. Comenzó entonces su etapa triunfal, protegido por Antonio Cánovas del Castillo, quien, a menudo de la forma más arbitraria e injusta, imponía a Querol sobre cualquier otro competidor. Así fue como ganó el concurso para decorar con esculturas el frontón de la Biblioteca Nacional de Madrid.


Frontón de la Biblioteca Nacional, de Agustín Querol

Su estilo se caracteriza por un recargamiento decorativo de dudosa eficacia. En general, el prestigio de Querol contribuyó a difundir y afirmar el gusto adocenado, recargado y presuntuoso, ejemplo típico de Kitsch, que prevaleció en la escultura española de la época de la Restauración.

Entre los monumentos que salieron de su taller figuran los de Claudio Moyano y Quevedo y el sepulcro de Cánovas del Castillo (basílica de Atocha), en Madrid; los de Méndez Vigo y Elduayen, en Vigo; Viuda de Epalza, en Bilbao; de Frederic Soler (Pitarra), en Barcelona; Moret, en Cádiz; Legazpi y Urdaneta, en Manila; Garibaldi, en Montevideo; Urquiza, en Paraná; y a la Independendia, en Guayaquil.